Trucos caseros para conservar el jengibre fresco por más días. (Foto: Pexels)
Trucos caseros para conservar el jengibre fresco por más días. (Foto: Pexels)

El kion, también conocido como jengibre en algunos países, es un ingrediente que se utiliza bastante en la cocina por sus diversas propiedades y sus increíbles beneficios para la salud. Además, si lo adquirimos fresco permite diversos usos en un sinfín de recetas de cocina.

MÁS INFORMACIÓN: Cómo saber e identificar un pescado fresco: 5 consejos

Sin embargo, conservar bien la raíz de jengibre o kion para que no pierda sus propiedades y podamos disponer de él siempre que queramos es más complicado de lo que imaginas. Por ello, te contamos a continuación cuáles son los mejores para conservar el jengibre fresco por más días.

Cómo conservar el jengibre fresco

En la cocina se acostumbra a utilizar el jengibre fresco, por eso es tan importante conservarlo adecuadamente para que no pierda sus beneficios. Sin embargo, también puedes utilizarlo en polvo, aunque no es igual que el natural. Los trucos caseros para conservar freso el jengibre por más días:

  1. Primero, agarra el jengibre fresco sin pelar y enróllalo con papel absorbente de cocina.
  2. Luego, introdúcelo en una bolsa de plástico para alimentos con cierre hermético.
  3. Finalmente, coloca la bolsa en el frigorífico en el cajón de las verduras.

La raíz de jengibre se conservará sin problemas y se mantendrá fresco cerca de tres semanas, el tiempo suficiente para poder consumirlo.

Otras formas de conservar el jengibre

Además del truco caseros explicado antes para conservar el jengibre fresco, se puede preservar de otras formas muy eficaces, aunque un poco más trabajosas:

  • Jengibre rallado. Para conservarlo así y poder hacer tus recetas a gusto con jengibre, solo necesitarás rallarlo ni bien lo compres y envuélvelo también en papel absorbente. Después, consérvalo de la misma forma que en el truco casero mencionado anteriormente.
  • Conservar jengibre en aceite. Pon aceite en un recipiente junto con el jengibre fresco rallado e introdúcelo en el horno a 65 ºC por dos horas. Cuando se enfríe, guarda este aceite en una botella de cristal tras colarlo. Así se mantendrá unos seis meses y podrás emplearlo en recetas.
  • Conservar el jengibre en chips o deshidratado. Para deshidratarlo, córtalo en rodajas muy finitas y colócalas separadas en una bandeja apta para el horno o microondas. Déjalo el tiempo necesario hasta que quede seco y crujiente. Ten en cuenta que de esta forma aguantará mucho tiempo, pero dejará de estar fresco.