El termo mantiene tus bebidas favoritas a la temperatura adecuada durante largas horas, pero siempre debes limpiarlo. (Foto: cottonbro / Pexels)
El termo mantiene tus bebidas favoritas a la temperatura adecuada durante largas horas, pero siempre debes limpiarlo. (Foto: cottonbro / Pexels)

Ya sea para no hervir agua tantas veces al día o para llevar el café o infusión caliente fuera de casa, los termos son de gran utilidad; sin embargo, si no se tiene una correcta limpieza, el sarro se puede acumular en el vidrio interior y convertirse en un ‘dolor de cabeza’. Para que este útil objeto de la cocina se mantenga en perfectas condiciones, los llegan para quitar los malos olores y la acumulación al fondo del recipiente. Aquí algunos consejos para mantenerlo en óptimo estado.

MÁS INFORMACIÓN | Cómo lavar y desinfectar correctamente la tabla de picar: 3 trucos

El sarro aparece porque el agua contiene sales y minerales que se adhieren a las paredes y llegan a solidificarse. Con el tiempo estas empiezan a desprenderse y uno las termina ingiriendo sin darse cuenta.

Trucos de limpieza

Bicarbonato

  • El primer paso es llenar el termo con agua recién hervida.
  • Agregar una cucharadita de por cada taza de agua caliente que hay dentro del termo. Remover bien hasta que se disuelva.
  • Dejar reposar por 8 horas con el termo bien cerrado.
  • Pasado el tiempo abrirlo y con un cepillo largo remover las impurezas de las paredes y fondo con cuidado de quemarse.
  • Botar el líquido en el lavadero y enjuagar con agua fresca.
  • Revisar que el interior esté completamente limpio o, de lo contrario, volver a repetir la acción.

Vinagre

  • Poner el termo destapado dentro del lavadero para evitar daños con el efecto efervescente.
  • Verter dentro del termo media taza de vinagre blanco y una cucharada de bicarbonato de sodio por cada taza que el termo tenga la capacidad de contener.
  • Cuando el efecto efervescente haya bajado su intensidad, llenar el termo con agua caliente.
  • Dejar reposar la mezcla durante 8 a 10 minutos. El calor suavizará y limpiará los residuos o manchas.
  • Limpiar el interior con una escobilla para botellas.
  • Desechar la mezcla y enjuagar el termo repetidamente con agua caliente, sobre todo alrededor de la boca del termo.
  • Dejar secar y verificar que ya no huela a vinagre, sino hay que volver a enjuagar.

Limón

  • Hervir una taza de agua con 3 limones y colocar el contenido dentro del termo.
  • Agitar y dejar que repose unos minutos.
  • Enjuagar y observar cómo desaparecen la suciedad y los olores del termo.

Hielo y sal

  • Otro truco casero consiste en llenar el termo con hielo hasta un cuarto de su capacidad.
  • Agregar de 2 a 3 cucharadas de sal sobre el hielo.
  • Cerrar la tapa y agitar el termo. Esta combinación raspará las manchas y suciedad del metal.
  • Retirar la tapa y desechar la mezcla. Verter un poco de agua caliente y remover para eliminar cualquier rastro.

Además de seguir todos estos consejos, es vital mantener el termo siempre en buenas condiciones. Los expertos recomiendan limpiarlo una vez a la semana y quitarle la tapa cuando no se esté usando, así se evitan malos olores. La mejor forma de guardarlo es bien seco y destapado.