¿Quién no se ha alarmado por las miles de noticias sobre el exceso de basura en el mundo? Se sabe que al ritmo que vamos, para 2050 tendremos más plástico que peces en el mar, según la ONU. Y que si los países más poderosos no toman medidas duras pero necesarias, para 2030, los daños en el ambiente y el calentamiento global tendrán efectos irreversibles.

Entonces, ¿deberíamos esperar a que los grandes países actúen? La respuesta, como lo esperas, es ¡NO! Si en nuestras familias, que es lo que podemos controlar —a veces—, no somos capaces de manejar la cantidad de basura que producimos, ¿crees que lo podremos hacer como sociedad?

Paula Merchán de  nos cuenta que ellos les han dado mucha vuelta a estas preguntas. Y a continuación, nos da algunas respuestas para empezar a generar menos basura en casa. Si sigues estos pasos y si eres constante, reducirás tu basura hasta en un 90% o más:

Cambia tu mente: basura y residuos no son lo mismo

Todo lo que creemos que ya no nos sirve es un residuo (restos de comida, bolsas, empaques, por ejemplo). Pero, si lo tiras al tacho de basura (ese que no va al reciclaje), se convierte, en efecto, en basura. En cambio, si lo reutilizas o reciclas, el residuo pasa a ser otra cosa: una materia prima, algo valioso.

¿La caja de un cereal? — Materia prima potencial.

¿Botella de gaseosa? — Materia prima potencial.

¿Sobras de comida? — Materia prima potencial.

Entonces, ¿Cómo saber qué podemos salvar de la basura? Pues todo aquello que se pueda reaprovechar, transformar, reusar, reciclar, regalar y hasta vender puede ser una materia prima y no terminar en un relleno sanitario o peor, en un botadero.

Descubre cuánta basura real produces

Para tener un hogar sin basura, debes saber cuánta basura real produces. Luego, podrás implementar una gestión integral de residuos, que vaya mucho más allá del reciclaje en casa.

Bolsas de plástico. (Foto: GEC)
Bolsas de plástico. (Foto: GEC)
Cuenta las bolsas: En tu primera semana hacia un hogar sin basura, te recomiendo que contabilices las bolsas de basura que envías con el camión de tu municipalidad. Incluso si tienes una balanza, fíjate en los kilogramos de esas bolsas. Anota ese número para que después puedas compararlo con el progreso que seguro lograrás.

Sé consciente: el mejor residuo es el que no se produce

Sí, yo sé que ir al supermercado una vez al mes o cada quincena es lo más práctico. Tomas el auto o un taxi, coges el carrito y empieza la cacería. Luego lo pagas, llegas a casa y lo guardas. Y a medida que pasa el mes, de a poco vas desechando todos los paquetes y envolturas. Lo tenemos tan incorporado que ya no nos damos cuenta.

¿Qué tiene que ver todo esto con la conciencia? Bueno, que justamente tenemos que desprogramar la mente de lo que creemos normal. Antes de adquirir cualquier cosa, hazte estas preguntas:

¿En verdad lo necesito?

¿Podría reemplazarlo con algo que ya tenga en casa?

¿Luego de que haya cumplido la función, servirá para algo más?

¿Su empaque se puede reciclar?

Sé que parecen muchas preguntas, pero practícalas un poco y luego, te serán naturales.

La fórmula es fácil: entre menos compras, menos basura generas.

Segrega tus residuos en categorías

Listo, ya sabes lo que es basura, conoces lo que en verdad generas y ahora eres más consciente.

Ahora es el turno de conocer tus residuos para que sepas cómo puedes salvarlos de la basura.

¿Qué es Sinba?

Sinba es una empresa socioambiental fundada por un grupo de amigos en Lima, en el 2016. La idea nació de una pregunta sencilla que se hicieron: ¿Qué pasa con nuestra “basura”? En el camino, fueron descubriendo la respuesta, les fue invadiendo la indignación y con ello, la motivación para tomar acción. El sistema actual es contaminante, injusto, corrupto: insostenible por todos los frentes. Así que iniciaron Sinba para cambiar esta realidad, a través de soluciones prácticas basadas en el sentido común, la colaboración y los ciclos de la naturaleza.

Te puede interesar: