Conoce cuál es la importancia del acompañamiento psicológico a los pacientes con cáncer y sus cuidadores.
Conoce cuál es la importancia del acompañamiento psicológico a los pacientes con cáncer y sus cuidadores.

Definido el diagnóstico, los pacientes con cáncer se sienten expuestos y vulnerables a muchos cambios. Sus rutinas diarias se ven afectadas por citas médicas, procedimientos e internamientos. En consecuencia, su salud física y emocional se ven afectadas. En este proceso no suelen estar solos, los acompaña un familiar, su pareja, un amigo o una amiga; estas personas son denominadas cuidadores.

MIRA ACÁ | La Victoria: Amarran a trabajador para robar en tienda y los atrapan

Tanto el paciente como su cuidador necesitan acompañamiento psicológico para asimilar el diagnóstico y los cambios que se presentarán. Por su parte, el paciente deberá hacer frente a modificaciones en sus diferentes roles (padre, madre, hijo, trabajador, pareja, estudiante, etc.) y será el cuidador quien asumirá las coordinaciones y actividades cotidianas en caso el paciente no pueda realizarlas.

El diagnóstico activa muchos sentimientos para ambas partes, como pueden ser el miedo, culpa, estrés, ansiedad, enojo, negación, depresión. El terapeuta es quien puede proporcionarles las herramientas necesarias para poder lidiar con ellos.

Entonces, ¿qué aspectos se pueden trabajar desde la psicología con el paciente y su cuidador?. Primero, la aceptación del diagnóstico y buscar opciones que les brinden tranquilidad emocional. Para ello, centrarse en técnicas que se ajusten, según el pronóstico, al control de las reacciones iniciales, como son la negación, ira, depresión y aceptación. Además, el miedo estará presente todo el tiempo, el cual podría afectar su relación. Segundo, trabajar la normalización de las reacciones emocionales y su verbalización al momento de experimentarlas, para que ambos las asuman como parte del proceso de aceptación.

El tratamiento y sus efectos secundarios activarán emociones en el paciente que impactarían en su calidad del vida, a su vez, el cuidador también enfrentará temores dentro de su rol, aunque estará enfocado en brindar apoyo. Es posible que en algún momento, ambos sientan que el miedo está presente, por esta razón, el apoyo psicológico los ayudará a manejar situaciones de incertidumbre que van desde una complicación simple hasta una recaída, generando desgaste emocional hasta una mala relación entre ellos.

Por lo mencionado anteriormente, el apoyo psicológico debe ser personalizado para el paciente y su cuidador, porque cada uno tiene sus propias necesidades, procesan la información de forma diferente y viven la enfermedad desde perspectivas opuestas. El cuidado de la salud mental, del paciente oncológico y sus cuidadores, desde el proceso diagnóstico y durante el tratamiento, permitirá que el día a día de la enfermedad sea más llevadero, reconociendo temores y emociones, con la capacidad de expresarlas y enfrentado la enfermedad con una buena comunicación y empatía.

Esta opinión llegó gracias a Unos días con Bobby, que es una asociación civil sin fines de lucro. Está dirigida principalmente a familiares y pacientes con enfermedades no transmisibles. Es una entidad receptora de donaciones. Síguela aquí ().

TE PUEDE INTERESAR: