Conoce sobre la primera plataforma de inteligencia artificial contra el cáncer de mama
Conoce sobre la primera plataforma de inteligencia artificial contra el cáncer de mama

La falta de conocimiento y la desinformación acerca del cáncer explican los altos índices de mortalidad y ello advierte la necesidad de contar con apoyo de tecnología e innovación a fin de reforzar la educación en salud y concientizar a la población con información relevante que permita evitar el riesgo de desarrollar esta enfermedad construyendo poco a poco una cultura de “prevención” inexistente hoy por hoy.

Considerando lo anterior, “MAUCHIS” se constituye como la primera herramienta que utiliza inteligencia artificial en el Perú, disponible en todo momento (24-7/365) para instruir a la población, sobre todo la carente de recursos respecto a las neoplasias malignas más frecuentes, enfocándose en su prevención. En lenguaje amigable, accesible y sencillo podrá cubrir la alta demanda de interrogantes referentes a esta enfermedad sin costo alguno, en especial para las personas que viven en provincias, lugares donde hay menos cobertura en salud, vale decir que no hace ni diagnósticos ni consultas médicas, solo las complementa.

Conoce sobre la primera plataforma de inteligencia artificial contra el cáncer
Conoce sobre la primera plataforma de inteligencia artificial contra el cáncer

Al interactuar con “MAUCHIS” a través del Messenger de Facebook por ahora, las personas podrán despejar sus dudas frecuentes sobre esta enfermedad, recibir recomendaciones generales validadas por especialistas reconocidos y líderes en su campo sobre cómo prevenir además de los diversos tratamientos que existen hoy en día para tratar este mal; del mismo modo, podrán conocer algunos mitos y verdades en torno al cáncer muy comunes en nuestra sociedad.

CÁNCER DE MAMA

El cáncer de mama es la primera causa de muerte en la mujer peruana. Al día, en nuestro país, mueren aproximadamente 5 de ellas; del total de los casos, el 80 % de los casos se diagnostican en estadios avanzados y solo el 15 % en etapa inicial.

Esta enfermedad, en sus inicios no presenta ningún síntoma y viene ocurriendo cada vez más en mujeres jóvenes, por lo que toda mujer, desde los 30 años, debería programar una cita por lo menos una vez al año con un especialista en mastología, cirujano oncólogo especializado en el manejo de esta enfermedad.

La prevención es la CLAVE

Es importante señalar que la mamografía es fundamental en la detección del cáncer mamario. En mujeres que cumplen los 40, es vital que se realicen una mamografía acompañada del examen físico para detectar cualquier lesión encontrándola en sus inicios cuando es totalmente curable.

La mamografía es capaz de identificar la presencia de las famosas “micro calcificaciones mamarias”, signo que podría representar la forma más precoz del cáncer de mama, generando con ello altísimas posibilidades de curación, casi del 100%.

En cuanto a esta neoplasia, se sabe que el 10% de casos tiene origen hereditario. Los antecedentes familiares directos son un componente que influye en el desarrollo de esta enfermedad, los genes relacionados, cuando cambian o “mutan”, son los BRCA 1 y 2, que multiplican su riesgo hasta en un 80%. Por eso es necesario que las mujeres identifiquen si han tenido 2 o más parientes con cáncer de mama. Si ello ocurre, se sugiere iniciar los controles con mamografía y ecografía mamaria cinco años antes, es decir, a partir de los 35 años y muchas veces complementarlos con la resonancia magnética mamaria.

Por otro lado, para el 90% restante, es decir, para la mayoría, existen otros factores que influyen en el incremento de este tipo de cáncer, como son: la edad, sobre todo después de los 50 años, menarquia temprana (1era regla antes de los 13 años), menopausia tardía (después de los 50 años), terapia hormonal, no lactancia materna, consumo de alcohol y sobrepeso u obesidad. Teniendo en cuenta ello, al cambiar a estilos de vidas saludables disminuimos en un 30 % nuestra posibilidad de tener cáncer.

Autoexamen de mama

Adicionalmente a lo ya mencionado, se suma un elemento clave en la prevención: el autoexamen mamario. Además de aprender a conocer nuestro cuerpo, podremos advertir si presentamos alguna de las señales de alarma del cáncer como masa palpable, secreciones a través del pezón, retracciones o engrosamientos de la piel y/o pezón.

A fin de detectar alguna alteración, es fundamental que las mujeres se realicen el autoexamen mamario de manera periódica. Por ello, debe realizarse desde que la mujer tiene su primera menstruación por el resto de su vida. Dado que el tejido mamario presenta varios cambios durante las diferentes etapas del ciclo menstrual, la fecha más adecuada para hacerlo es 10 días después del inicio del periodo, cuando las mamas están menos turgentes y es más fácil palparlas. Puede realizarse palpando los senos cuando se duche o en su cama con movimientos circulares y lineales desde el pezón hacia afuera.

El autoexamen no debe realizarse en el periodo en el cual la mujer se encuentra menstruando ni tampoco debe hacerse en forma diaria o semanal, ya que el examen será diferente cada vez y conducirá a posibles errores.

Esta información llegó gracias a Unos días con Bobby, que es una asociación civil sin fines de lucro. Está dirigida principalmente a familiares y pacientes con enfermedades no transmisibles. Es una entidad receptora de donaciones.

Síguela aquí ().

TE PUEDE INTERESAR: