Foto: Puzzle Factory.
Foto: Puzzle Factory.

Uno de los felinos que se ha convertido en los preferidos de las familias son los gatos Ragdoll, pues son muy tranquilos y dóciles, muy amorosos con los niños. Son ideales para las personas que viven en departamentos a pesar de que es grande y alargado. Necesita realizar un ejercicio interactivo y contar con espacio para jugar a fin de mantenerse en forma. Su propietario debe pasar cierto tiempo cada día jugando con él.

¿Qué es un gato ragdoll?

El ragdoll que en inglés se traduce como ‘muñeca de trapo’, adoran a sus dueños y no les gusta estar solos. Este es un cruce entre razas domésticas como la siamesa la persa y la birmana han privado a este gato de cualquier instinto de caza, alerta o defensa, reacciona poco al peligro, es una especie casera y dependiente.

Origen del gato ragdoll

Son una raza relativamente nueva en el mundo de los gatos. A diferencia de sus orígenes incluyen algunos gatos callejeros. Lo que puede certificarse es que la raza empezó en los años sesenta en California. Aunque el Ragdoll podría tranquilamente ser una mezcla de burmés, birmano y persa, el gato que se acreditó como Ragdoll original es un gato blanco llamado Josephine. Por ese motivo, también se los llaman “los hijos de Josephine”.

La creadora del Ragdoll, Ann Baker, creía que Josephine era un gato tan tranquilo que se relajaba cuando lo sostenía.

Tipos de gatos ragboll

Existen tres tipos de gatos ragdoll: los mitted (barbilla y “manitas” de color blanco), colorpoint (las extremidades no son de color blanco) y los bicolor.

Curiosidades de los gatos ragboll

Un gato madura entre tres a cuatro años de edad puede pesar de diez a quince libras para las hembras y de quince a veinte libres para los machos castrados.

Al ser tan , no perciben rápidamente los peligros a su alrededor como los demás gatos. Los ragdoll son muy buenos y muy utilizados como gatos de terapia para las personas de tercera edad o gente delicada de salud, ya que transmiten tranquilidad y mejoran el estado emocional de los humanos.

Tiende a encariñarse rápidamente con los desconocidos y por eso es preferible que no salga solo a la calle, porque podría perderse con mayor facilidad.

» El gato ragboll es muy cariñoso y tranquilo

Son gatos muy cariñosos, tranquilos y dependientes de sus dueños. Querrán que los acaricien todo el tiempo.

» El gato ragboll es perfecto para jugar con niños

Son una de las razas que se suelen recomendar para familias con niños ya que la atención que los pequeños de la casa les brindan a estos gatos les hacen muy felices.

» El gato ragboll es muy sociable con otros animales

No sólo se llevan bien con los niños, también disfrutan compartiendo hogar con otros animales como los perros.

» El gato ragdoll tiene diferentes colores y patrones

Los ragdoll pueden tener diferentes colores: chocolate, crema, gris, azulado, blanco, lila o marrón. Su cuerpo suele ser más claro y la cara, las patas y la cola de color más oscuro.

» Los gatos ragdoll son muy inteligentes

Estos gatos son muy inteligentes pero no necesitan estar investigando todo el tiempo y descubriendo rincones de la casa como otras razas. Ellos disfrutarán estando a tu lado e ingeniándoselas para llamar tu atención.

» La Longevidad de los gatos ragdoll

El gato ragdoll vive entre 11 y 15 años.

» Nacen blancos

Los ragdoll nacen totalmente blancos y a partir de la semana de vida comienzan a mostrar los colores de su pelaje.

» Buena salud

Esta raza goza de ejemplares fuertes y sanos ya que son algunas de sus características. No obstante, es cierto que debido a su pelaje se le forman bolas de pelo en su aparato digestivo. La solución es fácil: aceite de parafina y peinados varias veces a la semana.

Te puede interesar: