El impresionante imagen muestra el ojo del huracán Dorian desde dentro (Foto: Twitter de Garrett Black @GBlack22wx)
El impresionante imagen muestra el ojo del huracán Dorian desde dentro (Foto: Twitter de Garrett Black @GBlack22wx)

¿, ciclones o tifones? Cualquiera de los tres significa lo mismo y se trata de un fenómeno climático que causa destrucción y muerte a su paso, como consecuencia de los fuertes vientos, inundaciones, lluvias torrenciales y grandes olas que provoca. En esta nota te enterarás todo sobre de qué se trata, cuánto duran, sus categorías, nombres y efectos.

MÁS INFORMACIÓN: Halcón asustado se refugió en un taxi para no morir arrasado por huracán Harvey [VIDEO]

¿QUÉ ES UN HURACÁN?

Un huracán es un desastre natural que se representa a través de un ciclón tropical de fuertes vientos. Se caracteriza por lluvias intensas y tormentas eléctricas de largos períodos de tiempo. El término huracán proviene del taíno, y quiere decir “centro del viento.

Para que este fenómeno natural pueda tener la categoría de huracán, debe registrar vientos sostenidos de al menos 119 kilómetros por hora. A partir de ahí, existen categorías con base a la intensidad de los vientos, llegando hasta el número cinco.

¿POR QUÉ SE PRODUCEN LOS HURACANES?

Los ciclones se desarrollan sobre extensas superficies de aguas cálidas y cuando las condiciones atmosféricas alrededor de una débil perturbación en la atmósfera son favorables.

Los huracanes se inician como depresiones tropicales que van ganando fuerza por la humedad y el aire caliente. Una depresión tropical se convierte en huracán oficialmente cuando sus vientos alcanzan una velocidad de 120 km/h. Este complejo de nubes gira a grandes velocidades sobre un eje central conocido como el “ojo del huracán”.

¿CUÁNTO DURA UN HURACÁN?

No se puede hacer un pronóstico exacto de cuánto puede durar un huracán porque tienen diferente intensidad, incluso al llegar a tierra pierden fuerza y terminar en depresión tropical. Sin embargo, el promedio de duración de un huracán es de aproximadamente nueve días.

El Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) explica en el documento Ciclones Tropicales que estos fenómenos hidrológicos tienen una duración de entre una o dos semanas, sin embargo, pueden durar más o menos tiempo, dependiendo de su fuerza.

Durante ese tiempo puede desplazarse grandes distancias y cuando el “ojo de un huracán” logra alcanzar tierra se genera la mayor destrucción, lanzando escombros, árboles, postes y hasta vehículos a grandes velocidades.

¿CUÁL ES EL HURACÁN MÁS LARGO EN LA HISTORIA?

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos reporta que el ciclón tropical más largo en la historia del que se ha tenido conocimiento es la tormenta tropical 3, conocido también como huracán San Ciriaco, que se formó en 1899 y tuvo una duración de 27.25 días.

A San Ciriaco le sigue el huracán Ginger, que se formó en 1970 y tuvo una duración de 27 días cerrados, mientras que el ciclón tropical Inga, formado en 1969, tuvo una duración de 24.75 días.

¿CUÁLES SON LAS CATEGORÍAS DE LOS HURACANES?

La fuerza de los huracanes se mide en la escala Saffir-Simpson, que tiene cinco categorías según la intensidad de sus vientos. Como la fuerza puede aumentar o disminuir, lógicamente la escala de un mismo huracán varía durante su formación e impacto.

  • Categoría 1. Registra vientos sostenidos “muy peligrosos” de 119-153 kilómetros por hora, así que es el más “ligero” de todos.
  • Categoría 2. Vientos “extremadamente peligrosos” de 154-177 kilómetros por hora que pueden arrancar árboles y dañar ventanas y puertas precarias.
  • Categoría 3. Ocasiona “daños devastadores”. Sus vientos registran 178-208 kilómetros por hora.
  • Categoría 4. Los daños que produce son “catastróficos”, imagínate, registra vientos de 209-251 kilómetros por hora.
  • Categoría 5. Es la categoría más alta de todas, con vientos sostenidos de 252 kilómetros por hora o más. El daño es “catastrófico”.

¿QUÉ DAÑOS PUEDE CAUSAR UN HURACÁN?

Un huracán puede arrojar sobre la superficie terrestre más de 9 trillones de litros de agua cada día y puede ocasionar tornados, provocar deslizamientos de tierra, grandes olas, inundaciones, daños a las estructuras y edificios, arrancar árboles de raíz, generar cortes de energía y pérdida de vidas humanas, animales y de otros seres. Un huracán provoca grandes daños, principalmente por donde pasa el “ojo del huracán”. Muchas personas mueren aprisionadas por los escombros; otras, por las inundaciones que se presentan debido a la caída de lluvias torrenciales, así como a consecuencia de las enfermedades que acompañan al huracán, provocadas, generalmente, por la contaminación de agua y la escasez de alimentos.

  • Las zonas más vulnerables son las costeras, que están al mismo nivel mar o, peor aún, si están por debajo del nivel, debido a la probabilidad de afectación por las olas del mar.
  • La lluvia excesiva impacta principalmente contra los sectores agrícolas y de turismo, por lo que las actividades económicas se ven perturbadas hasta varios meses (o años) después del impacto del huracán.
  • Puede dejar inhabitables algunas áreas afectadas durante un tiempo o de forma permanente.
  • Generan daño psicológico en la población que ha sido afectada por haber perdido a sus seres queridos o haberlo perdido todo.
Un hombre observa los daños dentro de la torre Capitol One Bank Tower, con las ventanas reventadas en el centro de la ciudad después del paso del huracán Laura (Foto: Andrew Caballero-Reynolds / AFP)
Un hombre observa los daños dentro de la torre Capitol One Bank Tower, con las ventanas reventadas en el centro de la ciudad después del paso del huracán Laura (Foto: Andrew Caballero-Reynolds / AFP)

¿CUÁNDO ES LA TEMPORADA DE HURACANES?

La temporada de huracanes en el Atlántico va del 1 de junio al 30 de noviembre. En el Pacífico Oriental, va del 15 de mayo al 30 de noviembre. La semana de concienciación sobre los huracanes va del 25 al 31 de mayo y es un buen momento para poner al día su kit de huracanes y sus planes.

¿CÓMO SE ELIGE EL NOMBRE DE LOS HURACANES?

Los nombres de los huracanes, antes del siglo XX, se inspiraban en todo tipo de cosas, desde fiestas de santos, nombres de barcos o políticos impopulares. En 1950, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos comenzó a designar oficialmente los huracanes del Atlántico con nombres en clave y luego con nombres de mujer. En 1979, la responsabilidad de la denominación pasó a un comité de la Organización Meteorológica Mundial, que utilizó nombres masculinos y femeninos alternativamente, siguiendo la práctica adoptada por la Oficina de Meteorología de Australia tres años antes, en 1975.

En la actualidad, explica la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration (NOAA), hay seis listas anuales que se utilizan en rotación.

Si se produce una tormenta muy dañina, se retira el nombre de esa tormenta. Las tormentas retiradas el 2017 son Harvey, Irma, María y Nate.

¿QUÉ PASA SI SE ACABA LA LISTA DE NOMBRE DE HURACANES?

Si hay más tormentas que nombres en la lista en una temporada determinada, se utiliza una lista de nombres auxiliar. Por último, si una tormenta se mueve a través de las cuencas, mantiene el nombre original. La única vez que se le cambia el nombre es en el caso de que se disipe hasta convertirse en una perturbación tropical y luego se reforme.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA REDUCIR LOS EFECTOS DE LOS HURACANES?

  • Es importante hacer caso a los estados de alarma para prepararse y evacuar cuando las autoridades lo soliciten. De esta manera se puede evitar la pérdida de vidas humanas ante la presencia de un huracán.
  • Participar del Plan de Prevención de daños, que debe practicarse a través de simulacros en la familia.
  • Escuchar las emisoras de radio o canales de televisión locales por si emiten información de última hora sobre los huracanes.
  • Asegurar los objetos fuera de la casa y guardar todos los muebles de jardín, adornos y decoraciones que se encuentren fuera (plantas colgantes, basureros, palas).
  • Asegurar bien el techo, las puertas y las ventanas. Cubrir todas las ventanas de la vivienda con contraventanas. La cinta adhesiva no evita que se rompan los cristales, así que no se recomienda su uso.
  • Llenar el tanque de combustible del automóvil.
  • Tener a mano fósforos, linternas, botiquín de primeros auxilios y medicamentos; agua potable, radio, documentos personales y alimentos enlatados como parte de los suministros de emergencia.
  • Guardar en bolsas plásticas todos los documentos importantes, y colocarlas en un lugar seguro y alto de la casa.
  • Dentro de la casa, preparar el lugar más seguro y fuerte.
  • Si cerca de la casa existen árboles que pueden dañar la casa, podarlos.
  • Guardar a los animales en un lugar seguro y cubierto
  • En caso de haber dejado la casa, no regresar hasta que las autoridades lo indiquen.
  • No hay que tocar alambres eléctricos caídos.
  • Inspeccionar si la vivienda sufrió daños.
  • Utilizar linternas si está oscuro; evitar el uso de velas.