La Interpol, presente en 194 países, centra sus labores en tres programas: lucha contra el terrorismo, ciberdelincuencia y delincuencia organizada y nuevas tendencias delictivas (Foto: La Conexión)
La Interpol, presente en 194 países, centra sus labores en tres programas: lucha contra el terrorismo, ciberdelincuencia y delincuencia organizada y nuevas tendencias delictivas (Foto: La Conexión)

Aunque su nombre suene ajeno y hasta lejano para muchos, la Organización International de Policía Criminal, comúnmente conocida como , también tiene al Perú entre los 194 países miembros que hoy forman parte de ella.

MÁS INFORMACIÓN: Interpol alerta de ventas de vacunas falsas tras desmantelar redes de fraude

Pero, ¿qué es la Interpol? Al ser un organismo de cooperación internacional, su principal objetivo –como ellos mismo lo definen– es permitir que las fuerzas policiales a nivel mundial colaboren para prevenir y combatir la internacional.

Para lograr ese cometido, facilita el intercambio y acceso a información sobre delitos y delincuentes. ¿Cómo? Mediante una infraestructura de apoyo técnico y operativo de alta tecnología para hacer frente a las dificultades que plantean los delincuentes y los delitos, que suelen traspasar fronteras, tanto físicas como virtuales.

MÁS INFORMACIÓN: Ministro del Interior afirma que “los enemigos de la sociedad tienen sus días contados”

¿CÓMO FUNCIONA?

Para materializar esa cooperación entre los países miembros, la Interpol los conecta a través de un sistema de comunicación protegido. El I-24/7 no solo permite el contacto entre ellos, también facilita la conexión con la Secretaría General y les permite acceder –en tiempo real– a las bases de datos y servicios de la Interpol.

Además, su Centro de Mando y Coordinación (CCC) proporciona apoyo permanente, las 24 horas al día, a los países miembros en cuatro lenguas oficiales: árabe, español, francés e inglés.

De esta manera, garantizan el acceso de las fuerzas policiales de todo el mundo a los instrumentos y servicios que necesitan para realizar su labor con eficacia, contando con el apoyo de redes de policías y expertos en diferentes categorías de delitos, lo que permite detener al mayor número posible de delincuentes.

¿QUÉ ACTIVIDADES REALIZA?

En su lucha contra la delincuencia, la Interpol presta ayuda a los países miembros a través de tres programas:

Lucha contra el terrorismo

Para prevenir y neutralizar las actividades terroristas, identifica a los miembros de redes terroristas y sus afiliados, y actúa sobre los principales factores que permiten sus actividades: viajes y movilidad, presencia en línea, armas y materiales y recursos financieros.

Ciberdelincuencia

Sus actividades principales se centran en la “ciberdelincuencia pura”, es decir, en delitos contra ordenadores y sistemas de información. También hace frente a los delitos facilitados por medios electrónicos, en los que la utilización de la tecnología amplifica el delito, tal como sucede con los fraudes financieros o el uso de los medios sociales por parte de terroristas.

Delincuencia organizada y nuevas tendencias delictivas

Combate y neutraliza las redes de delincuencia organizada transnacional, y también determina, analiza y da respuesta a las nuevas amenazas.

Debido a que el conocimiento especializado de la Interpol sirve de apoyo a las iniciativas nacionales de lucha contra la delincuencia en estas tres áreas, los funcionarios que trabajan en cada categoría especializada de delito realizan una serie de actividades junto a los países miembros brindando apoyo a la investigación, participando en operaciones sobre el terreno o a través de la formación o creación de redes.

NORMAS, GOBERNANZA Y FINANCIAMIENTO

A pesar de que la Interpol facilita la cooperación policial internacional, incluso entre países que no mantienen relaciones diplomáticas entre sí, “siempre actúa dentro de la neutralidad política y de los límites impuestos por las legislaciones vigentes en los diferentes países”.

Y aunque el secretario general es el jefe ejecutivo de la organización y se encarga de supervisar la labor diaria de la Secretaría General, su órgano supremo de gobierno es la asamblea general, que reúne a todos los países miembros una vez al año para que tomen todas las decisiones importantes de política general.

Mientras que el comité ejecutivo, integrado por 13 miembros y dirigido por el presidente de la Interpol, controla la ejecución de las decisiones de la asamblea general.

En cada país, una de la Interpol actúa como punto de contacto para la Secretaría General y otras OCN. Las OCN están dirigidas por funcionarios de la policía nacional y, normalmente, forman parte del ministerio del gobierno responsable de las actividades policiales.

Para llevar adelante sus labores, la Interpol se financia, principalmente, por el aporte de sus países miembros, que abonan a la organización una contribución anual, pero también pueden efectuar donaciones voluntarias y en especie. Solo en el 2019, el presupuesto total de la Interpol ascendió a 139 millones de euros.