No siempre el saldo disponible coincide con el saldo contable, pero eso dependerá de las transacciones que realices, comisiones y cargos que genere tu cuenta, sea de ahorros o no (Foto: Andina)
No siempre el saldo disponible coincide con el saldo contable, pero eso dependerá de las transacciones que realices, comisiones y cargos que genere tu cuenta, sea de ahorros o no (Foto: Andina)

Si eres de los que está al tanto de los detalles, resulta casi seguro que en el caso de tu dos términos no deben haber tardado en llamar tu atención: saldo contable y saldo disponible.

MÁS INFORMACIÓN: ¿En qué moneda debes guardar tu dinerito? ¿Soles, dólares o euros?

Pero, también es seguro que en más de una ocasión debes haber notado que ambos montos no siempre coinciden y lo más probable es que te hayas preguntado ¿qué significan y porque el saldo disponible casi siempre es menor que el saldo contable?

Si bien, como señalan en la , en teoría, las cuentas de ahorros “te permiten disponer de tu dinero en cualquier momento”, también es cierto que “cada entidad financiera ofrece diferentes tipos de cuenta de ahorros” como las cuentas de costo cero, con transacciones ilimitadas o limitadas sin costo, cuentas con premios, con operaciones sin costo a nivel nacional, entre otras características que suelen estar asociadas a los movimientos que realices y al cobro de ciertas comisiones o cargos.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Cómo puedo saber y acceder a mi historial crediticio?

DIFERENCIA ENTRE SALDOS

Partiendo de esa premisa, existen cuentas en las que el saldo disponible es diferente al saldo contable, ¿por qué?

Según refieren en el Banco de la Nación, el saldo disponible es “el dinero que puedes usar”, cuando lo desees y sin ningún tipo de restricción; mientras que el saldo contable “es el saldo disponible más los cobros sin procesar o dinero que no puedes usar”.

Tal como explican en el BBVA, “el saldo contable es distinto al disponible porque tiene una o más operaciones pendientes por procesar”. A estas operaciones pendientes se les llama “retención” o “retención de saldo” y “es una parte de tu saldo total que por un tiempo determinado no podrás utilizar”.

En los aplicativos de los bancos, a los que se puede acceder desde un celular, se tiene información sobre los saldos disponibles y contables de los productos financieros que  una persona tiene (Imagen: Captura de pantalla)
En los aplicativos de los bancos, a los que se puede acceder desde un celular, se tiene información sobre los saldos disponibles y contables de los productos financieros que una persona tiene (Imagen: Captura de pantalla)

En algunos casos, como señalan en el Banco de la Nación, esa diferencia “depende del comercio dónde pagaste/compraste y de lo que demoren en pasar sus ventas”.

Pero la diferencia también puede obedecer –aseguran en el BBVA– a una transferencia de dinero o al cobro de un cheque que está en proceso de revisión y por eso se visualiza en el saldo contable, pero no en el saldo disponible. “En ese lapso, el banco revisa la cuenta de origen de los fondos y si aprueba la transacción, ese dinero recién se verá reflejado en el saldo disponible”, afirman.

¿EN QUÉ CUENTAS SE VISUALIZA AMBOS SALDOS?

Tal como indica la SBS, estos son los productos financieros en donde el titular de la cuenta puede visualizar el saldo disponible y contable:

1. Cuenta de ahorros

Son depósitos de dinero que se efectúan en una cuenta abierta de una empresa del sistema financiero, a nombre de una persona denominada ahorrista (persona natural o jurídica).

Este producto financiero brinda seguridad a tu dinero pero también genera intereses durante el tiempo en que este se mantenga en la entidad financiera.

Por lo general, en una cuenta sueldo el saldo contable y el disponible son similares (Imagen: Captura de pantalla)
Por lo general, en una cuenta sueldo el saldo contable y el disponible son similares (Imagen: Captura de pantalla)

2. Cuenta CTS

Son depósitos que tu empleador efectúa por disposición legal. Tiene como propósito fundamental prever el riesgo que origina el cese de la relación laboral y la consecuente pérdida de tus ingresos.

Actualmente, la Compensación por Tiempo de Servicio (CTS) está disponible al 100%, como parte de las medidas que se han adoptado para hacer frente a la pandemia pero, regularmente, solo tiene un saldo disponible limitado.

En una cuenta CTS sí se puede apreciar la diferencia entre saldo contable y disponible (Imagen: Captura de pantalla)
En una cuenta CTS sí se puede apreciar la diferencia entre saldo contable y disponible (Imagen: Captura de pantalla)

3. Cuenta de plazo fijo

Son depósitos de dinero que se realizan por un periodo de tiempo determinado, por lo que uno se obliga a no disponer del dinero depositado antes de cumplirse el plazo pactado. Por su lado, la entidad financiera pagará una tasa de interés estimada en función al tiempo de permanencia acordado. La cuenta puede pertenecer a una persona natural o jurídica.

El monto y los plazos para abrir una cuenta de plazo fijo dependen de la entidad financiera, pero hay plazos por 30, 60, 90, 180 días o 360 días.

4. Cuenta sueldo

Son cuentas de ahorros diseñadas para que puedas recibir tu sueldo, y la empresa donde trabajas (empleadora) podrá realizar el pago de tu remuneración en la entidad financiera que elijas.

A pesar de las diferencias entre las cuentas, en el BBVA recuerdan que debido a que la mayoría de operaciones bancarias son casi inmediatas, actualmente no es extraño que el monto del saldo contable y saldo disponible coincidan la mayoría de las veces.