La inteligencia social es la capacidad de interactuar satisfactoriamente. (Foto: El confidencial)
La inteligencia social es la capacidad de interactuar satisfactoriamente. (Foto: El confidencial)

La inteligencia interpersonal es una de las ocho inteligencias del modelo propuesto por Howard Gardner en la teoría de las . Hace referencia a aquello que se establece o se lleva a cabo entre, al menos, dos personas. Se puede decir que una vida plenamente feliz depende en gran parte de la inteligencia interpersonal.

MÁS INFORMACIÓN: Descubre aquí cuál es tu tipo de inteligencia

¿QUÉ ES LA INTELIGENCIA INTERPERSONAL O SOCIAL?

La inteligencia interpersonal o inteligencia social es la capacidad de una persona para comprender a otras, como relacionarse y comunicarse con ellas e interactuar satisfactoriamente. Determina la elección de la pareja, los amigos y, en gran medida, el éxito en el trabajo o en el estudio.

La inteligencia interpersonal se basa en el desarrollo de dos grandes tipos de capacidades, la empatía y la capacidad de manejar las relaciones interpersonales. Permite, además, comprender a los demás y comunicarse con ellos, teniendo en cuenta sus diferentes estados de ánimo, temperamentos, motivaciones y habilidades. Incluye la capacidad para establecer y mantener relaciones sociales y para asumir diversos roles dentro de grupos, ya sea como un miembro más o como líder.

¿EN QUÉ OFICIOS O PROFESIONES DESTACA LA INTELIGENCIA INTERPERSONAL?

Las personas que destacan en inteligencia interpersonal o inteligencia social ofrecen un valor agregado a su oficio o presión. Por lo general, la desarrollan políticos, diplomáticos, líderes de grupos sociales o religiosos, comerciantes, vendedores, abogados, profesores, psicólogos, así como como oradores públicos.

Los educadores desarrollan la inteligencia social. (Foto: GETTY IMAGES, vía BBC Mundo).
Los educadores desarrollan la inteligencia social. (Foto: GETTY IMAGES, vía BBC Mundo).

¿CUÁLES SON LAS CARACTERÍSTICAS DE LA INTELIGENCIA INTERPERSONAL O SOCIAL?

  • La inteligencia interpersonal determina la elección de la pareja, los amigos y, en gran medida, el éxito en el trabajo o en el estudio.
  • Se basa en el desarrollo de dos grandes tipos de capacidades, la empatía y la capacidad de manejar las relaciones interpersonales.
  • Las personas con inteligencia social asumen responsabilidades y muestran capacidad para ayudar a otros.
  • Poseen la llave de las relaciones humanas, del sentido del humor: desde pequeños disfrutan de la interacción con amigos y compañeros escolares, y en general no tienen dificultades para relacionarse con personas de otras edades diferentes a la suya.
  • Presentan una sensibilidad especial para detectar los sentimientos de los demás, se interesan por los diversos estilos culturales y las diferencias socioeconómicas de los grupos humanos.
  • La mayoría influye sobre otros y gustan del trabajo grupal especialmente en proyectos colaborativos.
  • Son capaces de ver distintos puntos de vista en cuanto a cuestiones sociales o políticas, y aprecian valores y opiniones diferentes de las suyas.
  • Suelen tener buen sentido del humor y caer simpáticos a amigos y conocidos, siendo ésta una de las más apreciadas de sus habilidades interpersonales, ya que son sociables por naturaleza.
  • El estudiante con inteligencia interpersonal tiene la facultad de interactuar verbal y no verbalmente con personas o con un grupo de personas; y es quien toma el papel de líder.
  • Poseen flexibilidad para adoptar roles diferentes en los grupos así como en las situaciones según lo requiera, ya que detectan de forma rápida las necesidades y tienen capacidad para adaptarse a ellas.
Las personas con inteligencia social disfrutan y lideran los trabajos en grupo. (Foto: Getty Images/Terence Patrick)
Las personas con inteligencia social disfrutan y lideran los trabajos en grupo. (Foto: Getty Images/Terence Patrick)

¿CÓMO MEJORAR LA INTELIGENCIA INTERPERSONAL?

Algunos consejos para mejorar o potenciar tu inteligencia interpersonal.

  • Pregúntate qué sabes tú que los demás no sepan: Dar por hecho que el resto de personas tiene la misma información que uno mismo puede hacer que la conversación sea poco fluida o incluso tenga algunos momentos algo incómodos.
  • Da más credibilidad a los gestos que a las palabras: Es mucho más difícil mentir con el cuerpo que con las palabras y, por eso, los gestos de la cara, la postura y los movimientos de cabeza o brazos darnos una información que más fidedigna que la que nos proporciona su discurso.
  • Piensa en cómo te ven a ti: Para interpretar mejor lo que hacen las personas que te rodean, es bueno pensar en cómo pueden estar interpretando lo que tú haces. Realiza esfuerzos para tener en cuenta que lo que haga el resto depende en gran parte de cómo te perciban.
  • No tengas miedo en preguntar: Cuando notes que hay algo que se interpone entre tú y los demás en la comunicación, valora la posibilidad de preguntar directamente de qué se trata, siempre teniendo cuidado de no herir la sensibilidad de alguien.