Solo los proyectos mineros que generen rentabilidad social serán viables. (Foto: Andina)
Solo los proyectos mineros que generen rentabilidad social serán viables. (Foto: Andina)

“Si un proyecto minero no tiene rentabilidad social simplemente no va”, dijo el presidente Pedro Castillo en su primer mensaje a la nación, aludiendo al nuevo modelo de promoción de inversión de proyectos de o hidrocarburos que pretende establecer en el Perú.

MÁS INFORMACIÓN: Lucharé para que el gas de Camisea sea para los peruanos, afirma Pedro Castillo

Bajo este nuevo formato, en el que también se intentará promover la participación del Estado como socio mayoritario en los proyectos de minería, el gobierno actual buscará implementar el criterio de rentabilidad social.

Si bien, el mandatario peruano ha señalado que “el criterio de rentabilidad social es superior a la licencia social”, ¿qué significa, exactamente, el criterio de rentabilidad social?

En palabras del propio presidente, eso significa que “todo proyecto debe contribuir a dinamizar la economía local, regional y nacional, a incrementar el ingreso nacional propiciando el ingreso de capitales, donde la recaudación de impuestos o regalías sea positiva y relevante y mejore las condiciones y salarios”.

Sin embargo, por definición, una actividad económica será considerada como socialmente rentable cuando –después que se ejecuten y se pongan en marcha– provea más beneficios que pérdidas a la sociedad, independientemente de si es rentable a nivel económico para quien promueva dicha actividad.

Por esa razón, este concepto se utiliza como contrapartida al concepto de rentabilidad económica, que le concierne solo al promotor, por lo que un proyecto puede no ser rentable económicamente pero sí puede serlo socialmente.

REACCIONES

Tomando en cuenta lo dicho por Pedro Castillo, desde diversos frentes han alzado su voz para solicitar que el nuevo presidente precise los detalles de su anuncio acerca de la rentabilidad social para proyectos mineros.

En el caso de la Confiep, su presidente Óscar Caipo, ha señalado –en declaraciones a una emisora radial– que “tiene que haber una precisión sobre cuál es esa rentabilidad social porque la minería –que representa aproximadamente el 60% de las exportaciones y el 20% del PBI– ya paga alrededor de todos los impuestos, tasas o contribuciones alrededor de 47%”.

Mientras que por el lado de la Cámara Nacional de Comercio, Producción, Turismo y Servicios (Perucámaras), su presidente Carlos Durand ha referido a Andina que considerando que la búsqueda de la rentabilidad social para el desarrollo de los proyectos es una tendencia global, “las empresas hoy en día también deben empezar a ver la rentabilidad de lo intangible, como la forma en la que contribuyen con su comunidad”.

Y aunque, a decir del titular de Perucámaras, ya hay empresarios que están trabajando bajo un modelo de rentabilidad social, las empresas modernas deben ponen más atención en cómo contribuyen con temas sensibles e impactan en el desarrollo de la zona de influencia de las actividades económicas y del país.