Esta raza es muy dócil y cariñosa que sienten más dependencia de sus dueños.
Foto: Pixabay.
Esta raza es muy dócil y cariñosa que sienten más dependencia de sus dueños. Foto: Pixabay.

Este felino es muy famoso por su ausencia de pelo, el esfinge es también amable, cariñoso y enérgico, siempre ansioso del afecto humano. En contraste con su aspecto regio y su expresión seria, el esfinge es un payaso acróbata que no se toma a sí mismo muy en serio. Le encanta entretener y divertir a sus humanos y te seguirá por toda la casa como un perrito.

También puede leer: Todos los cuidados que debes tener con un gato bebé en casa

Es una raza muy activa que disfruta saltando, jugando y escalando tanto como cualquier otro gato rascando. Y a pesar de no tener pelo, este gato no se considera raza hipoalergénica porque su piel produce cantidades normales de alérgenos. Tienden a tener una piel grasa por lo que necesitan que se les bañe con cierta regularidad para evitar el exceso de grasa.

¿Qué es un gato egipcio?

El gato egipcio no tiene su origen en Egipto. Su nombre proviene de la cultura y la mitología, pero lo cierto es que este animal apareció por primera vez en Canadá, y dentro de su historia reciente. Algunas personas aseguran que ya en el antiguo Egipto era posible encontrar gatos similares a los de esta raza, pero es algo que no se puede demostrar debido a la falta de documentación al respecto.

El origen científico del gato egipcio, también conocido como Sphynx o Esfinge, está en una camada canadiense de los años 60, donde uno de los gatitos nació sin pelo debido a una mutación genética natural.

Origen del gato egipcio

Esta raza tuvo sus inicios en Toronto, Canadá, en 1966 cuando una camada de gatitos domésticos de pelo corto dio lugar a un gatito sin pelo como resultado una mutación genética que ocurrió de forma natural. A pesar de que ya habían nacido otros gatos sin pelo anteriormente, el esfinge tal y como lo conocemos ahora es el resultado de la cría selectiva de esos gatos sin pelo procedentes de camadas normales.

Fue hasta 2002 cuando la CFA permitió al esfinge competir en su campeonato, tras esto rápidamente el resto de asociaciones hicieron lo mismo.

Razas de gatos egipcios

»Abisinio

Todo parece indicar que proviene del Antiguo Egipto. Sin embargo, su nombre proviene de Abisinia, nombre que antes recibía el territorio de Etiopía, de donde provino el primer ejemplar de esta raza que se mostró en el Reino Unido.

Se caracteriza por ser una raza liviana, ágil y juguetona, que presenta un tono arena en el pelaje.

»Gato salvaje africano

Es una raza derivada del gato montés, que fue domesticada por los antiguos egipcios. Pesa hasta 7 kilos y presenta un pelaje corto amarillo ceniza o gris, con rayas oscuras desde el lomo hasta la cola. Es independiente y cazadora, de carácter tranquilo, pero a la vez territorial.

»Mau egipcio

Es la más popular de las razas de gatos egipcios, de la cual se tienen registros en los murales que se han descubierto sobre el pasado de esta civilización. ‘Mau’ es la palabra que usaban para llamar a los gatos, a similitud del sonido que emiten estos felinos domésticos. Tiene un pelaje entre grisáceo y castaño, más claro en el abdomen, con motas o manchas oscuras en todo el cuerpo, que se convierten en rayas en la cola y las extremidades.

Características de los gatos egipcios

El sphynx es un gato de tamaño medio, son animales alargados y musculados, bastante anchos en su pecho y en su cuerpo. Destaca su barriga pronunciada, que a veces parece colgar demasiado con respecto al resto del cuerpo.

Lo más destacable en su anatomía es la forma de su cabeza y su cuello especialmente largo, además de los pliegues que se forman en su piel por todo el cuerpo. Su cabeza es más bien alargada y resaltan sus pómulos afilados. También destaca en la expresión de su rostro el tamaño de sus ojos y orejas, muy grandes en proporción al resto del cuerpo.

El peso de esta raza está entre los 3 y los 5 kilos, dependiendo también de su longitud, aunque nunca son tan voluminosos como otras razas de pelo largo.

Curiosidades de los gatos egipcios

»Grandes orejas

Los gatos egipcios tienen la cabeza de tamaño mediano con un hocico redondo y unos pómulos muy marcados. Sus orejas son grandes y anchas en proporción con su cráneo. Lo que llama la atención son sus ojos en forma de limón y siempre de colores muy bonitos como el verde, el azul o incluso amarillo.

»No tienen bigotes

Los gatos egipcios en muchas ocasiones no tienen bigotes pero para ellos no es un inconveniente ya que son igual de rápidos y buenos cazadores que el resto de felinos.

»Ausencia de pelo

En realidad sí tienen una capa finísima de pelo que apenas podemos apreciar con nuestros ojos.

»Personalidad

Esta raza es muy dócil y cariñosa que sienten más dependencia de sus dueños que otras razas de gatos. Estarán la gran mayoría del tiempo queriendo llamar tu atención o esperando caricias.

»Un carácter perfecto

A los gatos egipcios les gustan tanto los mimos que irán a pedírselos hasta a las personas que aún no conocen.

Te puede interesar: