El gato savannah tiene un aspecto impresionante, es una raza felina bastante nueva, y parece ser que el primer ejemplar apareció en 1986, fruto del cruce entre una gata doméstica y un gato serval africano, un felino salvaje del continente africano, de ahí el nombre de savannah. El resultado fue este peculiar gato de cuerpo mediano y estilizado, algo más grande que un gato común y de largas patas.

Como estos gatos no son muy comunes, algunos son muy sociables y amistosos con los desconocidos y con otros gatos y con los perros, pero otros se esconden, sisean y gruñen cuando ven a un desconocido. Al parecer el savannah es capaz de saltar muy alto (casi dos metros y medio) desde una posición de pie y aprende con rapidez.

No es un gato para principiantes. Es bastante grande y fuerte; muchas veces también se lo describe como asertivo. Se dice que los savannah hacen una especie de gorjeo como el serval o maúllan como un gato doméstico, o una mezcla de ambas cosas. También bufan con intensidad.

¿Qué es un gato Savannah?

El gato savannah se caracteriza por su gran tamaño y su aspecto silvestre, derivado de su antecesor, el serval. Se trata de un felino muy activo e inteligente que puede ser difícil de mantener como animal doméstico. Su tamaño está entre 50 q 60 cm, aunque puede haber ejemplares más grandes. Su peso está entre los 8 a 10 kilos. Su esperanza de vida oscila entre los 10 a 20 años.

Origen del gato Savannah

El gato savannah es el resultado del cruce entre un gato doméstico y un serval (Leptailurus serval). El serval es un felino relativamente grande, que puede llegar a alcanzar los 18 kg de peso. De ahí que el gato savannah haya heredado este considerable tamaño para un felino doméstico.

Otras características del serval que están muy presentes en su cruce doméstico son su constitución esbelta y una cabeza pequeña en la que destacan sus grandes orejas. También presentan unas patas largas que le confieren la altura precisa para vivir perfectamente adaptado a su hábitat.

Este se encuentra en áreas de la sabana con matorrales y hierbas altas. De su medio natural deriva el nombre de su cruce doméstico. Al serval se le puede encontrar en buena parte del continente africano, exceptuando las zonas desérticas.

Características de los gatos Savannah

Los ejemplares de gato de la raza savannah destacan como una de las razas de gatos gigantes. Esta raza felina presenta dimorfismo sexual, pues generalmente las hembras son más pequeñas que los machos. Normalmente el tamaño y envergadura de esos ejemplares mencionados se da debido a que en ellos hay más presencia genética de sus ancestros salvajes que en aquellos otros ejemplares de dimensiones más reducidas.

El cuerpo es estilizado y fibroso. Las extremidades son alargadas, ágiles y esbeltas, teniendo en conjunto un porte muy elegante. La cola es fina y su longitud es destacable. La cabeza es mediana, con una nariz ancha y poco pronunciada. Las orejas que constituyen su sello distintivo, estas son grandes y acabadas en punta, son de inserción alta. Los ojos son almendrados, de un tamaño mediano y suelen presentar tonalidades grisáceas, pardas o verdosas.

Curiosidades de los gatos Savannah

Las orejas, sello distintivo

La mayoría de los gatos savannah se distinguen por sus orejas, anchas y redondeadas, herederas de las de los felinos salvajes. Sin embargo, otros tienen orejas más comunes, parecidas a las del gato doméstico.

Pelaje

El pelaje es su punto fuerte, pues es lo que lo hace tan exótico y llamativo. Es corto y duro, de patrón atigrado o moteado en tonos amarillos, naranjas, negros y pardos, como un leopardo en miniatura.

Estilizado

Su cuerpo es delgado, estilizado, fuerte y de líneas largas, y sus patas largas y delgadas. La cola es larga y fina.

Salud

Por lo que sabemos hasta ahora, son felinos fuertes y que no presentan problemas de salud específicos de la raza.

Rasgos de los ojos

Los ojos del gato savannah son grandes, redondeados y verdes, casi siempre ribeteados de negro intenso.

Descendiente del serval

Su “antepasado”, el serval africano, es un felino salvaje de tamaño mediano cuyo hábitat se encuentra en el continente africano. Fue documentado por primera vez en 1776 por un naturalista alemán. De él ha heredado el patrón atigrado de su pelaje y la forma de su rostro.

Un gato no muy común

Todavía no es habitual tener un gato savannah en casa. Son pocos los hogares que los tienen, por lo que aún hay pocas referencias sobre su carácter, comportamiento, etc.

Te puede interesar: