(Foto: Referencial/Pixabay)
(Foto: Referencial/Pixabay)

A pesar de ser el artículo más utilizado para mantenernos limpios, el jabón tiene muchos más usos de los conocidos usualmente por las personas, pues se pueden utilizar para realizar cosas ajenas a la higiene corporal. En esta nota te enseñamos cómo emplear este producto, de seguro te salvarán el día:

¿Qué es un jabón?

Un jabón es el compuesto químico que se obtiene cuando se hace reaccionar un ácido graso con un álcali como el hidróxido de sodio (NaOH).

Existen distintas teorías sobre el origen etimológico del término jabón. No obstante, una de las que cobra más fuerza establece que deriva del germánico “saipo”, que llegó al latín como “sapone” y de ahí nuestro actual jabón.

El jabón se produce combinando hidróxido de potasio o de sodio con algún lípido. Esto genera una reacción química que recibe el nombre de saponificación y permite obtener la sal potásica o sódica que es el jabón en sí mismo.

Para qué sirve un jabón

Los jabones han estado presente por mucho tiempo junto al ser humano, siendo uno de los elementos principales mediante los cuales asegurarse algún tipo de limpieza e higiene. Muchos registros escritos nos hablan de objetos similares al jabón actual ya en las civilizaciones antiguas de Egipto, Súmer y Arabia.

Se pueden utilizar para el cuerpo entero a diferencia de otros productos que sólo sirven para el cabello, la cara o alguna otra sección del cuerpo. También para limpiar otros elementos como la vajilla, la ropa o los muebles.

Usos que no sabias que podías darle al jabón

El jabón sirve para encontrar una juga de gas, enjabonar bisagras de cajones, pulir las ranuras de la casa, cuidar las plantas y otros beneficios.

Puedes enjabonar las bisagras de cajones

Cuando un cajón o la puerta de alguno de ellos se atasca o tienen sonidos molestos, a ello se le puede sacar ventaja si aplicamos un poco en cada bisagra y baranda metálica con el fin de evitar el atascamiento. Quedarán como nunca. Se recomienda enjabonarlas por lo menos cada dos meses.

Puedes pulir las ranuras de la casa

En diversas zonas de la casa existen ranuras y grietas. Estas se suelen arreglar con un poco de gel o pegamento especial, y en estos casos un poco de jabón suele ser bastante útil.

Solo tienes que humedecer las yemas de los dedos, y pulir con ellas los bordes del pegamento o el gel. Ten en cuenta que debes realizar inmediatamente después de aplicarse el material para reparar las ranuras.

Poner tornillos de buena manera

Siempre vas a tener un tornillo que es difícil ingresar a la ranura, pero por suerte, el jabón también es adecuado para lograr un gran resultado frente a esta práctica. Basta con poner un poco en la rosca del tornillo. Una vez se empieza a poner, el tornillo se va deslizando rápidamente.

Cuidar las plantas

No les ha pasado que tienes una hermosa plantita y de la noche a la mañana aparecen molestosos bichos que están acabando con tu engreída, bueno para proteger las plantas es recomendable realizar una mezcla de agua con jabón para rociarla en la parte interna, justo por el tallo. Esa práctica mantendrá a raya los insectos y en buenas condiciones las plantas.

Encontrar una fuga de gas

Encontrar una fuga de gas a tiempo es primordial para nuestra suerte y el jabón puede ser nuestro gran aliado para tal práctica. En el caso de detectar irregularidades en la estufa o en el servicio se recomienda mezclar un poco de jabón con agua esta combinación se esparce alrededor de las uniones de las tuberías y si ves que emanan burbujas, existen problemas. Hay que llamar al especialista de inmediato.

Te puede interesar: