La fotogrametría reveló la masa de polen (protuberancia roja en la imagen de la derecha) que aún se encuentra dentro del estómago de la mosca. Créditos: Instagram @ Senckenberg
La fotogrametría reveló la masa de polen (protuberancia roja en la imagen de la derecha) que aún se encuentra dentro del estómago de la mosca. Créditos: Instagram @ Senckenberg

La mosca fue encontrada en el sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO “Messel Pit”, en Alemania. La especie, que es nueva para la ciencia, se encuentra dentro del género Hirmoneura y tiene una longitud corporal de once milímetros (menos de media pulgada).

Más allá de lo anécdota o la curiosidad, esta es una muestra más de lo avanzada que está la ciencia y de todo lo que se puede conocer a través de la investigación. Sigamos con la historia.

A pesar de su avanzada edad, el contenido del estómago de la mosca había sobrevivido al proceso de conservación y reveló que cuando estallaba sus zuecos descansaba con el estómago lleno de polen. Esta es la primera evidencia de esta familia de moscas que se alimentaron de polen en el pasado.

Las abejas y las mariposas a menudo encabezan la clasificación de héroes ecológicos como polinizadores populares. No obstante,se pasa por alto el papel de otros insectos, incluidas las moscas y las hormigas.

Esta nueva investigación muestra que los dípteros (la gran familia de las moscas) han estado contribuyendo a la distribución del polen durante casi 50 millones de años (mientras tanto, los drones autónomos que hacen saltar burbujas podrían ser los polinizadores del futuro).

La palinología es el estudio de las partículas, en este caso centrándose en los granos de polen. La metodología desarrollada en el campo permite a los científicos hacerse una idea del clima existente cuando se formó el polen, así como de qué especie botánica proviene.


“Estos restos de alimentos fósiles son extremadamente raros a escala mundial. Permiten inferencias sobre el estilo de vida y el comportamiento de alimentación de los animales, así como las condiciones ambientales en las que vivían los animales en ese momento “, dijo la Dra. Sonja Wedmann del Instituto de Investigación Senckenberg y el Museo de Historia Natural en Frankfurt en un comunicado. “Sin duda, las moscas evitaron los vuelos de larga distancia entre sus plantas alimenticias para ahorrar energía. Por lo tanto, asumimos que las plantas asociadas con el polen se pueden encontrar en un área relativamente pequeña “.

El equipo que trabajó con la mosca Messel Pit pudo identificar que sus últimas comidas provenían de plantas de las familias Sapotaceae (zapotes) y Oleaceae (aceitunas) y los géneros más modernos Decodon (sauces de agua) y Parthenocissus (enredaderas de Virginia).

La proporción de polen apoya la hipótesis del equipo de que la mosca se alimentaba de plantas que crecían a lo largo de los bordes del lago Messel y el bosque circundante. Por tanto, el fósil muestra, concluyó Wedmann, que ya en el Eoceno, las moscas han tenido un papel que desempeñar en la distribución del polen. “Suponemos que las moscas jugaron un papel importante en el transporte del polen y, por tanto, en la propagación de varias familias de plantas. Es posible que las moscas fueran, y aún son, más importantes que las abejas para la polinización de plantas tropicales “.

TE PUEDE INTERESAR