Zoraida Ávalos respalda acuerdo con Odebrecht en el que siga contratando en Perú

Las duras palabras de un juez que condenó a 40 años de cárcel a mujer que dejó morir a hijas por ir a una fiesta

Un juez condenó a una mala madre por dejar a sus bebés encerradas dentro de su auto por más de 15 horas por irse a una fiesta, tener sexo y dormir. Las niñas murieron a causa de la sofocación del encierro.

Mujer dejó morir a sus hijas por ir a una fiesta
Mujer dejó morir a sus hijas por ir a una fiesta
Mujer dejó morir a sus hijas por ir a una fiesta
Mujer dejó morir a sus hijas por ir a una fiesta
Mujer dejó morir a sus hijas por ir a una fiesta
Mujer dejó morir a sus hijas por ir a una fiesta
Mujer dejó morir a sus hijas por ir a una fiesta
Mujer dejó morir a sus hijas por ir a una fiesta

El 2017 una mujer decidió irse de fiesta con sus amigos y no le importó dejar a sus dos pequeñas hijas encerradas dentro de su auto por más de 12 horas en plena época donde las temperaturas no bajaban de los 32 grados centígrados. La consecuencia de esta irresponsabilidad le ha costado tener que llorar en la cárcel la muerte de las bebés y tener ser repudiada por millones de personas en Texas, Estados Unidos , donde el caso ha despertado la indignación de los vecinos que hoy escucharon la sentencia a 40 años de cárcel para esta despiadada madre y las duras palabras que el juez dijo cuando emitió su decisión. Precisamente, este discurso se convirtió en viral en Facebook.

El hecho ocurrió el 7 de junio de 2017, cuando Amanda Hawkins llevó a sus niñas de 1 y 2 años a un hospital en pésimas condiciones, donde no pudieron salvarlas y ella para salvarse de la cárcel indicó a los médicos que las pequeñas colapsaron luego que olieron unas flores de un lado a donde había ido a pasear junto ellas. Sin embargo, la verdad salió a la luz cuando la policía indagó sobre los hechos y los médicos sostuvieran que las bebés no habían muerto producto de una intoxicación.

Amanda Hawkins, que entonces tenía 19 años, dejó a sus hijas en el interior de su automóvil durante toda la noche mientras ella se divertía en una fiesta y tenía sexo con uno de los invitados y, además, se tomara unas horas más para descansar.

La temperatura, el día del trágico hecho, fue de 32 grados pero eso no le importó a Amanda Hawkins, quien recién después de 15 horas se acercó a ver a sus niñas, a pesar de ser advertida por uno de sus amigos y le pidió que las ingresara dentro de la vivienda donde se celebraba la fiesta. "No, está bien. Lloran para dormirse", fue la respuesta de la desalmada madre.

Niñas asesinadas

Las pequeñas murieron por asfixia tras ser dejadas por su madre dentro de un auto

Las pequeñas murieron por asfixia tras ser dejadas por su madre dentro de un auto

Addyson Overgard-Eddy (2 años) y Brynn Hawkins (1) colapsaron en el interior del auto, con un calor insoportable y sin ventilación. La mujer tras su noche de diversión salió al encuentro de las pequeñas, pero las encontró inconscientes.

Amanda Hawkins no quiso llevar a las niñas de inmediato al hospital. Antes investigó en Google: "cómo reanimar a alguien por sofocación". Les colocó agua fría en un intento desesperado por salvarlas, hasta que finalmente debió trasladarlas a un centro médico, donde no les pudieron salvar la vida.

Durante el juicio, el médico John Gebhart permaneció despierto durante más de 40 horas tratando de salvar sus vidas y dijo que seguramente ambas niñas murieron lenta y dolorosamente.

PALABRAS DURAS DEL JUEZ

Keith Williams, juez que sentenció a Amanda Hawkins, fue muy duro con la irresponsable madre: "Esas preciosas pequeñas niñas estarían aquí hoy si esto no hubiera pasado. La gente de nuestra comunidad cuida mejor a sus mascotas de lo que usted cuidó a sus hijas".

Los cargos fueron abandonar y poner en peligro de muerte a menores, herir físicamente o mentalmente y dos por herir a niños.

Cargando siguiente contenido

Portada