Lobo y alce tienen una épica pelea que deja impactados a los usuarios de Facebook | VIDEO

Un drone captó la pelea que tuvieron un alce y un lobo. Las imágenes se hicieron virales en Facebook.

Facebook
Facebook
Facebook viral
Facebook viral
Facebook
Facebook
Facebook
Facebook viral
Facebook viral
Facebook viral

Un curioso video de Facebook apareció para entristecer a todas las redes sociales luego de que este nos muestre el resultado de una épica y dura batalla entre un alce y un lobo en un río de los Estados Unidos.

Las imágenes fueron registradas por un dron, en el marco de un trabajo de avistamiento de alces dirigido por el youtuber canadiense Dan Nystedt. El vehículo aéreo filmaba la tranquilidad de las aguas del lago cuando de pronto, y tras hacer zoom a la cámara, apareció en escena un alce que tenía la mirada fija en un objetivo que no había sido detectado en un primer momento.

De acuerdo con el video compartido en Facebook, ese objetivo era un hambriento lobo gris que no tuvo ningún reparo en meterse a las tranquilas aguas para perseguir al alce y tratar de alcanzarlo para darse un banquete. Como no podía ser de otra manera, el cérvido impidió a toda costa ser atrapado por el lobo y es en ese momento que empezó una lucha épica que tuvo un final tan inesperado como inteligente.

Fueron seis minutos de intensa lucha y forcejeo entre ambos animales. El lobo quería comerse al alce a como diera lugar, pero este se defendía y escapaba de las garras de su oponente. En el video de Facebook se aprecia cómo el cérvido se interna cada vez más en las aguas mansas para escapar de su amenaza, pero el lobo no se da por vencido y agota todos sus esfuerzos para capturar a su presa y así tener lista la comida del día.

Los minutos pasaban y el alce, visiblemente cansado, tuvo una gran idea que puso en práctica para escapar definitivamente del asedio de su rival. En la parte final del video se ve cómo el cérvido se mete en lo más profundo del lago para ponerse a buen recaudo. Al lobo, quizá preocupado y angustiado por la profundidad, no le quedó otra opción que pegar la vuelta y retirarse del lugar sin pena ni gloria, pero eso sí, con mucha hambre.

Ir a portada