Ivy caminó 160 kilómetros durante un mes intentando volver a casa. (Foto: Facebook | Nebraska Humane Society)
Ivy caminó 160 kilómetros durante un mes intentando volver a casa. (Foto: Facebook | Nebraska Humane Society)

El pasado viernes 12 de febrero, Ivy, una perrita mezcla de labradora con pitbull se perdió en la ciudad de Sioux City, estado de Iowa. Desde entonces, su familia reportó su desaparición y no paró de buscarla. Un mes después, y para sorpresa de todos los que la buscaban, fue localizada a 160 kilómetros en la ciudad de Omaha, estado de Nebraska.

Nadie se explica hasta el momento cómo llegó a 160 kilómetros de distancia de su ciudad, desde Sioux City a Omaha, en medio de uno de los más helados temporales de frío que ha azotado a Estados Unidos en los últimos 25 años. Cuando fue hallada, Ivy había bajado entre 4 y 6 kilos de su peso.

MÁS INFORMACIÓN: Niños llevan a bisabuelo en un cochecito de bebé para vacunarse contra la COVID-19

Sus dueños lograron dar con Ivy, luego de que tras ser encontrada, subieran su foto a redes sociales, conmoviendo a muchos amantes de los animales, que quisieron ayudar tras ver a esta cachorra tan cansada y con una herida infectada luego de realizársela por su bajo peso al incomodarse su collar.

Fueron los voluntarios de , quienes se dirigieron al rescate de esta can que se encontraba extraviada desde hace 23 días. Al momento de su ubicación, los rescatistas tuvieron que realizar un complejo procedimiento, debido a que Ivy desconfiaba de todos los que se le acercaban.

Ivy y su hermano perruno Calypso tenía por costumbre escaparse de su patio trasero a través de una tabla suelta del cerco, pero siempre volvían. Ésta vez fue diferente, y ella caminó durante casi un mes en un trayecto de 160 kilómetros. Lamentablemente, Calypso, el otro can, nunca volvió aparecer.

“A Ivy le gustan los abrazos. Es muy dulce y juguetona. Pero si no conoce a nadie, automáticamente está en guardia, ladra y se le erizan los pelos. Gracias a todos los que ayudaron a encontrarla. Estuve muy preocupada todo el tiempo. Sinceramente, se me rompió el corazón”, explicó Hope a .

Ivy ya está en casa, bajo la supervisión de un veterinario. Debe subir varios kilos y sanarse de las heridas que se realizó durante el tiempo en el que estuvo perdida. Se está mejorando de manera óptima y rápida, curándose su herida y comiendo pequeñas cantidades del alimento que le recetaron.