Destiny Jackson ha sido aceptada por más de 50 universidades y planea asistir a Spelman College en Atlanta. (Foto: Destiny Jackson)
Destiny Jackson ha sido aceptada por más de 50 universidades y planea asistir a Spelman College en Atlanta. (Foto: Destiny Jackson)

Durante la mayor parte de su vida, Destiny Jackson, de 18 años, ha vivido en acogida con diferentes familias tras escapar de un hogar abusivo en Filadelfia, , cuando solo tenía 13 años. Pese a ello, la joven ha logrado ser admitida por más de 50 universidades.

MÁS INFORMACIÓN: Niño encontró 5.000 dólares cuando limpiaba el auto de su papá y los devolvió: eran del antiguo dueño

“Se estaba saliendo de control”, dijo sobre sus circunstancias en ese momento. Jackson le dijo a que ella se encargó de irse de casa. Ella dijo que experimentó la falta de vivienda, que se movía por hogares de acogida y hogares grupales. “Fue muy difícil al principio”, dijo.

Jackson también reveló que tuvo que aprender a controlar su salud desde el principio. Ella contó que le diagnosticaron diabetes tipo 1 a los 3 años, pero la falta de un hogar estable significaba que tenía que asumir la responsabilidad de su diagnóstico que de otro modo estaría reservada a un tutor legal.

“No había una sola persona responsable de mi diabetes excepto yo, porque un día podría estar aquí, al día siguiente podría estar allí”, dijo Jackson. “La única persona constante soy siempre yo, así que pensé que era mi responsabilidad, mi deber, poder controlar mi diabetes”.

Jackson dijo que a menudo asistía sola a sus citas para diabéticos, pero que aprendió a controlar la enfermedad gracias a la ayuda de sus médicos y trabajadores del refugio para personas sin hogar. “Tuve problemas para encontrar un hogar porque mucha gente no quiere a alguien con diabetes tipo 1”, dijo. “Pero yo también era un adolescente. No era algo bueno”, añadió.

Destiny Jackson, de 18 años, ha vivido sin hogar y en familias de acogida. (Foto: Destiny Jackson)
Destiny Jackson, de 18 años, ha vivido sin hogar y en familias de acogida. (Foto: Destiny Jackson)

Determinación para vencer las adversidades

Aunque encontrar una familia de acogida dispuesta a recibirla resultó difícil, según Jackson, ahora puede elegir entre varias universidades. Siempre quise ir a la universidad. Siempre supe que quería hacer algo con mi vida. Pase lo que pase, tenía que estar atento al premio”, dijo sobre su motivación.

A través de varias ferias universitarias y solicitudes en línea, Jackson aplicó a numerosas universidades. Pero cuando llegaron las respuestas, todas fueron aceptaciones. En total, Jackson fue aceptada en 56 universidades, incluidas la Universidad de Pensilvania, la Universidad de California en Los Ángeles y la Universidad de Howard.

“Estaba muy sorprendida. Pensé, ‘¿Estoy soñando?’ Despiértame de esto“, dijo. Jackson contó que sus planes son obtener una licenciatura en ciencias políticas y complementarlo con estudios de comunicación y medios.

Destiny Jackson, de 18 años, ha logrado ser admitida en más de 50 universidades de Estados Unidos. (Foto: Destiny Jackson)
Destiny Jackson, de 18 años, ha logrado ser admitida en más de 50 universidades de Estados Unidos. (Foto: Destiny Jackson)

Quiere ser presidenta de EE.UU.

“Siempre hay hombres que están en estos puestos de liderazgo. Entonces, cuando veo a Kamala Harris, no solo siendo la vicepresidenta de los Estados Unidos, sino también siendo una mujer negra, creo que eso está más allá de un logro”, dijo Jackson. “Eso me da mucha confianza para saber que está bien, si ella puede hacerlo, ¿por qué yo no?”, añadió.

Mientras estuvo en Spelman, Jackson dijo que también planea dedicarse a la actuación, ya que las artes eran uno de sus principales mecanismos de afrontamiento. Dijo que “le encanta cantar y actuar” y quiere tener su propio programa de radio antes de convertirse en presidenta de Estados Unidos. Jackson ha hecho una pasantía en el ayuntamiento de Filadelfia.

“Ha habido muchas ocasiones en las que la gente me ha dicho que era incapaz de hacer algo, ya sea por el hecho de que no tenía hogar, y estaba en un hogar de crianza o incluso simplemente porque yo era una diabética tipo 1”, dijo Jackson. “Pero sabía que era capaz de hacer cualquier cosa que me proponga sin importar lo que digan los demás”, agregó.

Su consejo para los demás: “Aprendí en la vida que no importa lo que te propongas, no puedes permitir que otras personas tomen decisiones por ti. Eres el autor de tu propia historia, tú creas tu propia narrativa. Si quieres haz algo, puedes hacerlo realidad“.