La actriz e inmigrante venezolana recorre las calles de Nueva York vestida de Cenicienta o Elsa y ya se encontró varias hadas madrinas que le han dado su apoyo para salvar a su padre. (Foto: @yessihb / Instagram)
La actriz e inmigrante venezolana recorre las calles de Nueva York vestida de Cenicienta o Elsa y ya se encontró varias hadas madrinas que le han dado su apoyo para salvar a su padre. (Foto: @yessihb / Instagram)

Yessi Hernández también era una niña que soñaba con vestirse de princesa en la fecha de su cumpleaños, para pasar el día en casa o ir de visita donde los amigos, pero que nunca imaginó que detrás de ese traje de Cenicienta o de Elsa de ‘Frozen’ estaba la mejor herramienta para salvar la vida de la persona que más ama. Esta es la de una joven que dejó atrás los prejuicios o posibles críticas y se trazó conseguir el dinero para la atención médica de su padre, así tuviera que recorrer las calles de Nueva York disfrazada y en compañía de su novio y mascota.

MÁS INFORMACIÓN | Suertuda gana el premio gordo dos veces en dos días seguidos y en dos tiendas diferentes

Hace algún tiempo, ella que es actriz de profesión llegó a en búsqueda de mejores oportunidades; sin embargo, en diciembre, la enfermedad de su familiar (una diverticulitis) cambió por completo el panorama, pues se requería una fuerte suma de dinero que no era tan sencilla de conseguir y los días se volvían eternos pensando cómo ayudarlo y costear el tratamiento.

Junto a su esposo Pablo y su perrita Estela crearon un mundo lleno de fantasía y en el que los sueños sí se hacen realidad. Este trío de cuento de hadas emprendió la tarea más noble y llena de ilusión: llevar alegría a los más pequeños de Nueva York y reunir el dinero para que el papá de Yessi salvara su vida.

Con sol, frío, nieve y en medio de la pandemia por coronavirus, ellos recogen los parques de la ciudad y también de New Jersey vestidos como en los cuentos (pero con la mascarilla bien puesta) e, incluso, se han vuelto viral en redes sociales con su increíble historia.

“Empecé a venir para acá para lograr dos cosas. Uno, dar alegría y luego crear consciencia sobre la campaña ( de recolección de fondos en GoFundMe) de mi papá. Sentí, en un punto, que mi campaña pasó a ser una más y por todo este empeño y amor a mi familia empecé a pensar en mil maneras de cómo poder hacer que empezara a ser un poco más relevante y llamara la atención”, contó Yessi Hernández en una para ‘Despierta América’. Fue ahí donde descubrió una oportunidad: “empecé a ir a parques, tomarme fotos y conocer a los niños vestida de Cenicienta, de Elsa o de Rapunzel y entregarles globos para dar un poco de alegría”.

Su esposo Pablo es su gran apoyo y soporte en esta aventura de salir a las calles como con los cuentos de hadas. (Foto: @yessihb / Instagram)
Su esposo Pablo es su gran apoyo y soporte en esta aventura de salir a las calles como con los cuentos de hadas. (Foto: @yessihb / Instagram)

En medio de la pandemia y a miles de kilómetros de distancia, supo que los costos de la clínica en Venezuela eran impagables y necesitaba 45 mil dólares para cubrir las cirugías, pues la salud de su padre se complicaba cada día por una infección generalizada que comprometía a diversos órganos y lo tenía al borde de la muerte.

“La gente es increíble, es muy solidaria y generosa. Para mí, la lección más grande es que los seres humanos somos personas maravillosas y siempre vamos a estar ahí los unos por los otros. Ha sido una lección muy grande de humildad y siento que en este ciclo de la vida todos en algún momento somos Cenicienta y todos en algún momento somos hadas madrinas, solo es cuestión de tiempo”, agregó la actriz nacida en Caracas.

Yessi Hernández y su familia aún tienen dificultades económicas en Venezuela, pues la recuperación de su padre es lenta y complicada, por lo que la campaña de donaciones en GoFundMe sigue vigente en este y hasta ahora tiene recaudado 13 mil dólares. A finales de febrero debe hacerse otra operación. “Le diría que lo amo y que siempre se puede”, es la frase final y entre lágrimas de una joven que demostró que por los padres (o en este caso su verdadero príncipe azul) se es capaz de muchas cosas.