La cámara se extravío mientras la familia se encontraba viendo a unos manatíes. (Foto referencial - Pexels)
La cámara se extravío mientras la familia se encontraba viendo a unos manatíes. (Foto referencial - Pexels)

| Dustin Molina trabaja en una empresa de turismo que se ubica en la siempre calurosa Florida, . Un día, él se encontraba cerca de una bahía observando cómo unos simpáticos y rechonchos manatíes comían cuando notó la presencia de un objeto en la arena.

Tal como contó a , se trataba de una pequeña cámara digital compacta completamente sucia y, al parecer, averiada.

No obstante, Molina llevó el aparato a su oficina y logró extraer la tarjeta de memoria SD. Al conectarla a una computadora, él y sus compañeros vieron que esta contenía 2.380 fotos que fueron tomadas entre 2012 y 2014.

Dichas postales pertenecían a una familia de Carolina del Norte y mostraban los distintos viajes que había emprendido entre los años mencionados.

REDES

Dustin Molina compartió algunas de las imágenes en su cuenta de Facebook para así hallar a los dueños. En un tiempo récord, él entró en contacto con Lori Stephens, una de las integrantes del clan protagonista de las fotografías.

Al portal referido párrafos arriba, ella contó que la cámara se extravió un día que hacían surf con remo en las aguas de Florida. Esta cayó al agua cuando la sacaron de un bolso para tomar fotos a unos manatíes que se les habían acercado. Trascendió que Stephens y los suyos desean ir pronto a Florida para agradecer a Molina y recuperar sus imágenes.

TE PUEDE INTERESAR