Un menor de 12 años fanático de la ciencia estuvo a punto de morir por haber ingerido los diminutos magnetos como parte de un "experimento". | Crédito: Pixabay / Pexels / Referencial.
Un menor de 12 años fanático de la ciencia estuvo a punto de morir por haber ingerido los diminutos magnetos como parte de un "experimento". | Crédito: Pixabay / Pexels / Referencial.

“Mantener fuera del alcance de los niños” y “no quitarle los ojos de encima” son dos frases que llevan tatuadas en sus mentes los padres de familia con hijos pequeños, especialmente para evitar casos como el de un menor fanático de la ciencia de 12 años del que tuvo que ser sometido a una cirugía de 6 horas para salvarle la vida después de tragarse 54 magnetos como parte de un “experimento”, según precisó su madre. Todos los detalles de esta historia que se hizo en las redes sociales a continuación.

MÁS INFORMACIÓN: Hospital hace que niños ingresen en auto a quirófano para que estén más relajados y usuarios se conmueven

Rhiley Morrison, de la ciudad de Manchester, , ingirió las diminutas bolas magnéticas para ver si los objetos metálicos se pegaban a su estómago y para ver cómo lucirían cuando las “evacuara”, reportó el diario británico ; sin embargo, cuatro días después en el que no encontró ni rastro de ellas al ir al baño, dio aviso a su progenitora Paige Ward (30) y lo llevó al hospital para que sea intervenido quirúrgicamente de emergencia.

Ward precisó que quedó “sin palabras” cuando los doctores le dijeron que había removido 54 magnetos, el doble de lo que esperaban después de examinar las radiografías que le sacaron al niño previo a la operación. El menor pasó 10 días vomitando un líquido verdoso producto de un goteo de sus intestinos, lo que provocó que tuviera ser alimentado por sonda y que le insertaran un catéter mientras se recuperaba en el .

MÁS INFORMACIÓN: Adolescente lleva casi 15 años internada y es la ‘youtuber del Hospital del Niño’

“El cirujano me dijo que, si Rhiley no me hubiera dicho ese día que se había tragado los magnetos, pudo haber muerto”, dijo la mujer en declaraciones al medio británico reproducidas por el diario estadounidense . “Fue desgarrador verlo pasar por todo eso, simplemente horrible”, agregó, recalcando que fue “especialmente difícil” porque su hijo no pudo recibir visitas debido a las restricciones por la pandemia de .

Rhiley –quien padece de y trastorno por déficit de atención con hiperactividad ( por sus siglas en inglés– es el mayor de cuatro hermanos y, para evitar cualquier incidente a futuro, su madre se deshizo de los magnetos, además de usar su “realmente traumática lección” para que otros padres estén al tanto de los peligros que corren sus hijos usando cosas que creen inofensivas, pero que en realidad son todo lo contrario.

MÁS INFORMACIÓN: Niño estalla en llanto al reencontrarse con su madre que trabajó en hospital durante casi un mes

“Cuando hizo lo que hizo, pensé que su caso era único, que fue una tontería que se le escapó de las manos, pero el cirujano me dijo que ven situaciones como esta todo el tiempo”, precisó la madre del protagonista del caso al citado medio británico. “Rhiley fue afortunado, pero algunos chicos no lo son ni lo serán”, advirtió sobre lo dañino que es ingerir juguetes magnéticos que pueden ser fácilmente adquiridos por Internet.

“El problema está en que, no hay forma de saber si son seguros o 10 veces más poderosos del límite legal. Muchos padres de familia asumen que, si pueden comprar algo, debe ser seguro. Paige (Ward) está haciendo un gran servicio para otras familias al hablar sobre estos peligros latentes”, dijo, por su parte, Katrina Phillips, jefe ejecutivo del Fondo de Prevención de Accidentes Infantiles ( por sus siglas en inglés), al Daily Mail.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE VIRALES

VIDEO RECOMENDADO

Pequeño no soporta las clases virtuales y su reacción se hace viral en las redes sociales

Pequeño No Soporta Clases Virtuales Y Reacción Se Hace Viral En Redes Sociales-t