Un helicóptero rescata a un hombre en EE.UU. que llevaba una semana peleando contra un oso. (Foto: US Coast Guard | Pexels)
Un helicóptero rescata a un hombre en EE.UU. que llevaba una semana peleando contra un oso. (Foto: US Coast Guard | Pexels)

Encontrarse con un animal salvaje en su hábitat natural es algo que tarde o temprano le sucede a todo aquel que esté en contacto con la naturaleza. Ante este tipo de situaciones hay una serie de comportamientos que todo el mundo debería conocer para poder salir ileso, pero hay ocasiones que el encuentro es accidental y no hay demasiado margen para que la persona actúe. De esto se trata la siguiente historia.

MÁS INFORMACIÓN | Ubica al ladrón de su auto gracias a una publicación en Facebook y lo detiene en una barbería

En una de estas situaciones se encontró un hombre que se encontraba en un remoto campamento minero de Alaska, Estados Unidos, cuando se encontró con algo que no esperaba: un enorme oso hambriento que no dudó en salir corriendo tras él al verlo, informó la Guardia Costera de EE.UU.

El protagonista de la historia fue rescatado después de que estuvo defendiéndose durante una semana de los ataques del oso. El sujeto, que no fue identificado, fue visto agitando las manos en señal de auxilio por la tripulación de un helicóptero de la Guardia Costera de Kodiak que sobrevolaba la zona.

La tripulación de la nave vio primero un letrero gigante que decía “SOS” en el techo de una choza donde el hombre había hecho su campamento. Patrullaban la zona que va de la localidad de Kotzebue a Nome, pero solo avistaron al hombre cuando se dieron la vuelta para sobrevolar de nuevo esa área.

Lo llevaron de inmediato a la ciudad de Nome para que recibiera atención médica. Tenía una pierna herida y rasguños en el torso porque un oso lo había atacado unos días antes. “El hombre dijo que el oso había regresado a su campamento para acosarlo todas las noches durante una semana consecutiva”, afirmó la Guardia Costera.

No está claro qué tipo de oso atacó al hombre, pero tanto los pardos como los negros son comunes en el estado. La mayoría de los ataques de osos son de pardos, porque son los más grandes y más agresivos. Alaska es el hogar del 98% de la población de osos pardos de Estados Unidos, según el Departamento de Pesca y Caza del estado.