Cinco remedios caseros contra el sarpullido

Las infusiones aplicadas de forma tópica son un remedio muy eficaz para aliviar los síntomas del sarpullido. Alivian las erupciones y calman la picazón

sarpullido

sarpullido

sarpullido

El sarpullido aparece en cualquier persona y a toda edad, en el cuello, cintura, pecho, espalda y genitales, mayormente. Es de color rojo y al rascarse violentamente se pueden producir ampollas o pústulas. Cuando la piel  está afectada por este tipo de erupciones pica bastante, pudiendo causar irritabilidad e inquietud. Generalmente desaparece a los 5 o 7 días. Puede aparecer como efectos secundarios de ciertos medicamentos, consumo de mucha comida grasosa o a cualquier hora y es más común que aparezca por exposición excesiva a los rayos del sol (UVA y UVB), mucha sudoración durante el ejercicio, falta de higiene o limpieza de la transpiración. 

Cabe resaltar que las erupciones cutáneas o también conocidas como “sarpullidos” no son contagiosas y suelen aparecer en los meses de verano o de intenso calor, que se combina con grasa, bacterias, polvo o piel seca, resultando una sustancia espesa que obstruye las glándulas sudoríparas. El término médico es “miliaria”.  Para controlar el picazón y el calor que provoca el sarpullido sobre la piel, sigue estos tres remedios caseros. 
 
*Darte un baño de inmersión con unas cucharadas de bicarbonato de sodio o avena. Sumerge la zona afectada durante una hora aproximadamente. Ambos elementos actúan directamente sobre la piel y alivian los síntomas del sarpullido, como son la comezón y la inflamación.

*Hervir un puñado de hojuelas de avena con un poco de agua hasta que se forme una pasta. Esperar que se enfríe y colocar sobre una tela o gasa limpia. Aplicar como compresa en la piel afectada.

*Lavar y pisar algunas cáscaras de plátano y aplicar sobre el sarpullido. Envuelve la zona con una tela y sostener firmemente. Dejar actuar al menos dos horas para que la alantoína de esta fruta desprenda sus propiedades antiinflamatorias y antimicóticas.

*Hacer una infusión de caléndula, un excelente remedio para la dermatitis, las quemaduras, los eccemas, los sarpullidos y las urticarias. Aplicar mediante una gasa embebida en la zona afectada.

*Remojar gasas esterilizadas en una mezcla hecha con tres partes de agua hervida y una de alcohol. Esto sirve para cicatrizar más rápido y evitar que se infecte.

Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.