Un hombre de 65 años y que se desempeñaba como estibador en el Mercado Mayorista de Frutas de La Victoria fue dado de alta del Hospital Emergencia Ate Vitarte. El anciano fue diagnosticado con (COVID-19) y permaneció 30 días en el citado nosocomio.

“Creía que ya no iba a regresar a mi casa, les agradezco infinitamente”, dijo don Crispín, padre de familia de cuatro hijos, a médicos y enfermeras del centro de salud.

“Gracias a este hospital estoy vivo porque realmente creía que ya no iba a regresar a mi casa. Les agradezco infinitivamente, han hecho con sus manos un milagro”, agregó.

La doctora Diana Cabanillas, médico especialista en Emergencias y Desastres del Hospital Emergencia Ate Vitarte, sostuvo que, además de la fiebre, insomnio y pérdida de apetito, al paciente se le diagnosticó insuficiencia respiratoria y neumonía por COVID-19 y su evolución no resultaba favorable.

“Pasó a tener un pronóstico reservado en cuestión de horas, por lo que se le proporcionó antibióticos y oxigenoterapia, y gracias al apoyo del personal de salud que estuvo pendiente de él durante las cuatro semanas, respondió bien y completó su tratamiento”, mencionó la especialista.

El adulto mayor aconsejó a los ciudadanos a no tomar a la ligera esta enfermedad al señalar que es muy peligrosa. “Vuelvo a vivir a la edad de 65 años”, finalizó.

El Ministerio de Salud (Minsa) informó que a la fecha el número de contagios se elevó a 312.911. Mientras, la cifra de fallecidos por esta enfermedad es 11.133.