Los infartos son consecuencia de la aterosclerosis coronaria (acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias). (Foto: Difusión)
Los infartos son consecuencia de la aterosclerosis coronaria (acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias). (Foto: Difusión)

La directora de la Asociación Instituto del Corazón de la Clínica San Pablo, Edith Chávez, advirtió que en el Perú cada año mueren entre 4 a 5 mil personas mayores de 40 años por infartos cardiacos.

Edith Chávez indicó que los infartos son consecuencia de la aterosclerosis coronaria (acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias) y se producen principalmente en la población a partir de ese grupo de edad.

En el contexto del Día Mundial del Corazón, la especialista detalló que los problemas coronarios tienen su origen en factores como la obesidad, la hipertensión y el estrés, entre otros.

“La mortalidad es más alta en los hombres que en las mujeres. Sin embargo, en los últimos años los casos de las mujeres están en aumento y guardan relación con su mayor presencia en la Población Económicamente Activa (PEA), lo que deriva en muchos casos en estrés y obesidad”, refirió.

Señaló que la misma situación se está viendo en los peruanos menores de 40 años, grupo etario en el que están aumentando los casos de infarto debido a que cada vez más personas jóvenes sufren de diabetes, obesidad, entre otros males que producen problemas coronarios.

Efectos del COVID-19

De otro lado, la doctora indicó que a los múltiples factores que causan enfermedades cardiacas, en el último año se sumó la pandemia del COVID-19.

Puntualizó que los problemas al corazón en las personas con coronavirus pueden presentarse tanto en la etapa aguda de la enfermedad, así como también en la etapa tardía.

Estos están divididos –sobre todo– en dos tipos: los que afectan directamente al corazón (miocarditis); y los que afectan a la membrana que cubre al corazón (pericarditis).

Asimismo, también figura el desarrollo de trombosis, que puede desencadenar en un infarto cardiaco o en una trombosis pulmonar.

Recomendaciones para un corazón sano

Ante esta situación, la doctora recomendó a la población en general que no sufre de problemas cardiovasculares tener una alimentación sana, hacer ejercicios y evitar el tabaquismo, con el objetivo de tener un corazón sano.

“La dieta es sumamente importante. Esta debe enfocarse en el consumo de verduras, pescado y de frutas, y se deben evitar las grasas de origen animal”, dijo.

Asimismo, señaló que toda persona a partir de los 40 años que aparentemente no sufre de problemas cardiacos debe realizarse, al menos una vez al año, un chequeo cardiológico, a fin de constatar su real estado.

Mientras que, sobre los pacientes que ya tienen problemas cardiacos, dijo que estos deben contar con tratamientos específicos para los males que afectan a su corazón, como la diabetes y la hipertensión.