Uno de los potajes más solicitados es el tacacho mixto, que trae cecina y chorizo de la selva, acompañado con salsa de cebolla y tomate.
Uno de los potajes más solicitados es el tacacho mixto, que trae cecina y chorizo de la selva, acompañado con salsa de cebolla y tomate.

Hace siete años, Max Vela y su esposa Mariluz Luján abrieron ‘El Caserón y su siquisapa’, un restaurante de comida de la selva, en San Juan de Lurigancho.

“Mi esposo es de Moyobamba y conoce muchos platos de esa zona. Yo aprendí a prepararlos y me salen muy bien, hasta parece que yo fuera de allá (risas)”, contó Luján.

MIRA: Hermanas sacan adelante la pastelería de sus fallecidos padres.

Su carta muestra gran variedad de platos, entre ellos está el avispa juane, un emblemático potaje de la selva peruana, sobre todo, de la región San Martín. “A diferencia del juane tradicional, este plato lleva carne de cerdo molida mezclada con arroz. También trae una presa de gallina”, dijo la dueña.

Otro potaje muy solicitado es el tacacho mixto, que trae cecina y chorizo de la selva, acompañado con salsa de cebolla y tomate. A este se suma el clásico chaufa de cecina, los patacones con costillar y el caldo de inchicapi. Para aquellas personas que gustan de otro tipo de comidas, han incluido platos como el cuy chactado y la pechuga a la parrilla.

LEE: Emprendedores la rompen con su comida fusión en Ate.

‘El Caserón y su siquisapa’ está en la avenida Malecón Checa 493, Zárate, . La atención es de lunes a domingo desde las 12 del mediodía hasta las 11 de la noche, en el mismo local y para llevar. En Facebook está como ‘El Caserón Lima’.


TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE:

Cebichera inició su negocio en carretilla hace 16 años en San Juan de Lurigancho

La pandemia golpeó duramente su economía, pero ella no se amilanó y le hizo frente a los obstáculos. Espera más adelante poder cumplir uno de sus sueños: abrir un local.

Prepara cebiche desde que era una adolescente y salió a venderlo en su carretilla hace 16 años. Ha estado por varios sectores de San Juan de Lurigancho. | Fotos:  Andrés Paredes / Trome.
Prepara cebiche desde que era una adolescente y salió a venderlo en su carretilla hace 16 años. Ha estado por varios sectores de San Juan de Lurigancho. | Fotos: Andrés Paredes / Trome.

 A sus 34 años, María del Rosario Berrios Veraún está orgullosa de haber aprendido a preparar cebiche gracias a su padre y abuelo, quienes se dedicaron a la cocina por muchos años. Esa gran enseñanza que le dejaron sirvió para que se iniciara en la venta de comida marina, en .

“Preparo cebiche desde que era una adolescente y salí a venderlo en mi carretilla a los 18 años. He estado por varios sectores de San Juan de Lurigancho. El año pasado, antes de la pandemia, estaba viendo un local. Ya era hora de tener mi cebichería en un lugar más amplio y cómodo para mis clientes. Ese proyecto se paralizó por la cuarentena, más adelante lo retomaré. La situación aún está difícil”, contó doña Charito, como cariñosamente la llaman.

Entre los platos que ofrece están, además del cebiche, el cangrejo reventado, el chupe de camarones, la jalea, el sudado de pescado y la leche de tigre. Esta puede hacerla en dos presentaciones: clásica y con conchas negras. Cada una es acompañada con su canchita serrana y trozos de chicharrón de pota.

El negocio está ubicado en el cruce de la avenida El Periodista con jirón Amador García, a la altura del paradero 5 de Canto Grande, en San Juan de Lurigancho. Atiende de martes a domingo, de 9 de la mañana hasta las 2 de la tarde.