El presidente Pedro Castillo también adelantó que se va a reinsertar en la curricula escolar cursos que se quitaron hace muchos años. (Foto: Hugo Curotto / @photo.gec)
El presidente Pedro Castillo también adelantó que se va a reinsertar en la curricula escolar cursos que se quitaron hace muchos años. (Foto: Hugo Curotto / @photo.gec)

Por: Miguel Ramírez / Periodista de investigación*

La semana pasada, el presidente Pedro Castillo sufrió un duro revés en su proyecto de destruir al Sutep, controlar el magisterio y tomar la Derrama Magisterial, el organismo que maneja millones de soles de los maestros del país.

Castillo no logró que su partido Perú Libre presidiera la Comisión de Educación, desde donde planificaba poner en marcha su plan a través de la Federación Nacional de Trabajadores en la Educación del Perú (Fenate), creada por él mismo cuando era profesor.

Como se sabe, al día siguiente de asumir el cargo presidencial, su gobierno reconoció oficialmente a ese organismo, integrado por dirigentes vinculados al Movadef, el brazo político de Sendero Luminoso.

Impactado por lo ocurrido, Castillo hizo lo que ningún mandatario ha hecho: acudió al Congreso a pedirle a la presidenta, María del Carmen Alva, que le diera a su partido la Comisión de Educación, que ya se había asignado a Renovación Popular.

Minutos después, su solicitud fue rechazada de plano. Por la noche, se jugó una última carta. Convocó a los congresistas de esa bancada a Palacio de Gobierno, pero no se atrevió a hacerles el mismo pedido, pues, ni bien arrancó la conversación, los invitados le reiteraron que despidiera al belicoso premier Guido Bellido y a cuatro de sus ministros.

¿Por qué a Castillo le interesa tanto esa comisión? Su objetivo es tomar, a través de normas que allí se elaborarían, la Derrama Magisterial, actualmente en manos de Patria Roja, un partido de izquierda que lo apoyó en la campaña electoral, pero que hoy está en pie de guerra contra el Fenate.

“Castillo ve a la Derrama Magisterial como un botín para sus intereses políticos. Se dedicó a desprestigiarla y ofreció que los propios maestros la administrarían”, dice un dirigente del Sutep.

La Derrama administra fondos ascendentes a más de ¡S/ 1600 millones! Pese a la crítica de Castillo, la administración ha tenido una evolución positiva, pues dicha suma, en el año 2004, era de 900 millones.

Tiene inversiones en los sectores de construcción y turismo. Cuenta con seis hoteles, en Nasca, Ica, Ayacucho, Tacna, Cusco y Moquegua.

Pero el ‘profe’ Castillo tiene otros planes. Pese a que el país vive en incertidumbre, ahora está dedicado a la creación de su partido llamado Partido Político Magisterial Popular (PPMG), cuya columna vertebral será el Fenate, y el Movadef, obviamente.

Cientos de sus seguidores ya empezaron a recolectar firmas para inscribirlo como partido. Su mira son las elecciones regionales y municipales del próximo año, para lo cual espera contar con el apoyo de los más de 480 mil profesores que existen en el país.

Miles de ellos son contratados, pero les ha prometido –pese a que no hay plazas suficientes- nombrarlos.

Contra todo lo que muchos creen, Castillo es más astuto que el lobo feroz de la ‘Caperucita roja’. Nos vemos el otro martes.

*Los artículos firmados y/o de opinión son de exclusiva responsabilidad de sus autores.