Los mismos chicos se animaron a armar el arbolito. Buscaron los materiales que necesitaban y se pusieron manos a la obra.
Los mismos chicos se animaron a armar el arbolito. Buscaron los materiales que necesitaban y se pusieron manos a la obra.

Hablar de reciclaje es hablar de preservar el medio ambiente, el entorno en el que vivimos, nuestro piso, nuestra tierra, nuestro planeta. Esto lo tienen muy claro los trabajadores del Programa de Segregación en la Fuente y Recolección Selectiva de Residuos Sólidos de Ate, que, como ejemplo de que practican lo que predican, levantaron un arbolito de tres metros de alto con los materiales reciclados que diariamente recogen de las casas de sus vecinos.

Esta labor podría pasar como una actividad más si no fuera porque los trabajadores son personas que enfrentan algún trastorno o discapacidad intelectual. Hablamos con Dante Amaya, encargado del programa.

¿Hace cuánto se implantó este programa en Ate?

Nueve años y empezó con doce trabajadores, de los cuales un grupo tenía discapacidad intelectual. Esta iniciativa nació con el objetivo de reforzar la inclusión social en el distrito.

¿Ellos pertenecen a alguna asociación?

Sí, a la Asociación de Recicladores con Discapacidad Intelectual y Otros.

¿Y cómo responden al trabajo?

Muy bien. Son entusiastas, comprometidos y responsables. Para que trabajen tranquilos les brindamos ayuda psicológica y médica porque debemos estar pendientes de que cumplan con su medicación. Por ejemplo, tenemos chicos que sufren de esquizofrenia leve, ellos deben tomar pastillas a determinadas horas.

¿En qué consiste su trabajo?

Un grupo sale a recoger el material de reciclaje a los condominios, empresas y viviendas multifamiliares, mientras que otro se queda aquí para separar los residuos sólidos: maderas, plásticos y papel. Es un trabajo en equipo.

Los chicos pertenecen a la Asociación de Recicladores con Discapacidad Intelectual y Otros.
Los chicos pertenecen a la Asociación de Recicladores con Discapacidad Intelectual y Otros.

¿De quién fue la idea del árbol?

Los mismos chicos se animaron a hacerlo. Buscaron los materiales que necesitaban y se pusieron manos a la obra. Utilizaron unas parihuelas de madera para la base y unos tubos redondos para las ramas. Luego trajeron algunos moñitos y cintas. Todos estamos contentos con el arbolito.

¿Cuánto tiempo se demoraron en hacerlo?

Tres días, pero también hicieron un muñeco de nieve con llantas, unas mesas y sillitas. Tienen el espíritu navideño.

Por la cuarentena pararon, ¿cuándo reiniciaron sus labores?

El 1 de setiembre y con todas las medidas de seguridad. El municipio de Ate, el Ministerio del Ambiente y otras instituciones nos han donado, por ejemplo, mascarillas, guantes y mamelucos para protegernos del coronavirus.

TE PUEDE INTERESAR: