Freddy Rogger Calmarcanqui Coronel (35), fue asesinado de cinco balazos en Ste.(Foto:  Hugo Curotto / @photo.gec)
Freddy Rogger Calmarcanqui Coronel (35), fue asesinado de cinco balazos en Ste.(Foto: Hugo Curotto / @photo.gec)

Un obrero de construcción de la Línea 2 del Metro de Lima, que salió de una capacitación para atender una llamada urgente en su celular, fue asesinado de cinco balazos por un sicario en Ate. El crimen fue captado por las cámaras de seguridad de varios negocios de la zona.

MIRA: Miraflores: Captan el momento en el que chofer de bus arrolló a joven en scooter

El homicidio ocurrió a las 7:20 a.m. en la cuadra 50 de la avenida Nicolás Ayllón, a la altura del kilómetro 6 de la Carretera Central.

De acuerdo a las diligencias preliminares de la Policía, el trabajador, identificado como Freddy Rogger Calmarcanqui Coronel (35), llegó a las 7:00 a.m. a una capacitación en la Línea 2 del Metro de Lima. Él estaba con sus compañeros y pidió permiso para salir a atender una llamada en su celular.

Las cámaras de seguridad de varios negocios captaron el crimen y las imágenes serán analizadas por la Policía. (Foto: Hugo Curotto / @photo.gec)
Las cámaras de seguridad de varios negocios captaron el crimen y las imágenes serán analizadas por la Policía. (Foto: Hugo Curotto / @photo.gec)

El obrero caminó hasta el frontis de una botica como esperando a alguien. En ese momento apareció al mismo tiempo un auto color negro de donde descendió un sujeto vestido también de color negro y encapuchado que se acercó a su blanco objetivo y le disparó cinco tiros en la espalda para después fugar, según contaron los testigos a la Policía.

El trabajador murió en el acto. Hasta el lugar del homicidio llegaron sus familiares que señalaron a los agentes que no tenía problemas con nadie y que era una persona muy responsable con su trabajo.

Los detectives del Departamento de Investigación Criminal de Ate, encargados de las pesquisas, presumen que la víctima fue sacada con engaños mediante la llamada telefónica para concretar el asesinato. No descartan que mafias de extorsionadores podrían estar tras el crimen.