La periodista mexicana Quetzzali Salomón Said (44) denunció al falso predicador Oscar Huarcaya Salazar (65), por desfigurarla a ladrillazos.
La periodista mexicana Quetzzali Salomón Said (44) denunció al falso predicador Oscar Huarcaya Salazar (65), por desfigurarla a ladrillazos.

A golpes de ladrillazos en el rostro, que la dejaron desfigurada y a punto de perder la vista, fue atacada la periodista mexicana Quetzzali Salomón Said (44) por el falso predicador Oscar Huarcaya Salazar (65), a quien ella denunció y está inubicable, en .

El feroz ataque fue en la casa donde estaba alojada en Chorrillos. Ella sostiene la anciana madre de Oscar le dio alojamiento y vivía en un cuarto dentro de la misma casa. Él quiso entrar a la fuerza al dormitorio y ella se lo impidió. Luego destrozó la puerta y empezó a atacarla primero en el rostro con 4 ladrillos.

La periodista mexicana Quetzzali Salomón Said (44) denunció al falso predicador Oscar Huarcaya Salazar (65), por desfigurarla a ladrillazos.
La periodista mexicana Quetzzali Salomón Said (44) denunció al falso predicador Oscar Huarcaya Salazar (65), por desfigurarla a ladrillazos.
La periodista mexicana Quetzzali Salomón Said (44) denunció al falso predicador Oscar Huarcaya Salazar (65), por desfigurarla a ladrillazos.
La periodista mexicana Quetzzali Salomón Said (44) denunció al falso predicador Oscar Huarcaya Salazar (65), por desfigurarla a ladrillazos.

“Vine en peregrinación en marzo y me quedé por la pandemia. Lo conocí en la calle y me pidió para ir a su casa a leer la biblia a su madre. Ella me ofreció un lugar donde vivir y acepté. Ese sujeto decía ser predicador católico, pero es mentira. Una madrugada quiso ingresar a la habitación y me negué. Destrozó la puerta y entró con varios ladrillos y me restregó varios pedazos en la cara. Nadie me quiso ayudar. Además se robó el poco dinero que tenía. Quiso abusar de mí y me atacó. Estoy a punto de perder la vista”, dijo aun muy adolorida y con el rostro hinchado de tantos golpes.

La comunicadora fue trasladada al hospital y luego a poner la denuncia. La embajada de México la ayudó y consiguió un hotel donde vivir mientras se arregle la situación para regresar a su país.


TAMBIÉN LEE: