La joven Guianela Vargas (22), atropellada por rateros que robaron un taxi, estaba a punto de graduarse de arquitecta. (fotos: Mónica Rochabrum/trome)
La joven Guianela Vargas (22), atropellada por rateros que robaron un taxi, estaba a punto de graduarse de arquitecta. (fotos: Mónica Rochabrum/trome)

En un abrir y cerrar de ojos le arrebataron a su niña. Yovana Perales Pérez (45), estaba empezando una nueva jornada laboral de venta de pollo broaster en la puerta de su casa, en . Su hija Guianela Milagros Vargas Perales (22), apenas había llegado con su amigo José Fuentes, en su moto lineal. “Vi llegar a mi hija y le dije: “¡hijita, estás cachetona!”, y le agarré las mejillas, porque la vi con casco de motociclista. Volteé a seguir friendo las papas y al darme la vuelta, ya no vi a mi hijita. Ya no estaba, ”, contó llorando la madre de familia.

VILLA MARÍA DEL TRIUNFO: Sicario ve salir a ingeniero de su casa, lo sigue y ataca a balazos

La joven, que estaba a punto de culminar sus estudios de arquitectura (iba a terminar en diciembre), trabajaba hasta las 10:30 de la noche en el centro comercial Plaza Lima Sur. “Hace una semana conoció a este muchacho y la iba a recoger en su moto. Mi hijita, que era la mayor de tres hijos, quería comprarse una moto y su amigo le estaba enseñando, por eso la trajo a la casa y le iba diciendo lo que se tenía qué hacer para aprender a manejar. Los vi llegar. Ella estaba ya con un pie abajo (en la pista) y ya iba a terminar de bajar, cuando pasó ese accidente”, dijo.

La joven Guianela Vargas (22), atropellada por rateros que robaron un taxi, estaba a punto de graduarse de arquitecta. (fotos: Mónica Rochabrum/trome)
La joven Guianela Vargas (22), atropellada por rateros que robaron un taxi, estaba a punto de graduarse de arquitecta. (fotos: Mónica Rochabrum/trome)

Guianela Vargas, fue embestida y arrastrada varios metros por el auto de placa AVT-317 (taxi), que fue robado por dos delincuentes en la avenida Huaylas, y eran perseguidos por la policía. Su acompañante también quedó tendido gravemente herido en la esquina a un lado de su moto lineal de placa 0762-IB a escasos metros de la casa de la jovencita.

SURQUILLO: Falso taxista alquilaba taxi a 60 soles para asaltar pasajeros a mano armada
La joven Guianela Vargas (22), atropellada por rateros que robaron un taxi, estaba a punto de graduarse de arquitecta. (fotos: Mónica Rochabrum/trome)
La joven Guianela Vargas (22), atropellada por rateros que robaron un taxi, estaba a punto de graduarse de arquitecta. (fotos: Mónica Rochabrum/trome)

Los familiares de la también estudiante universitaria salieron a la calle y llamaron a los bomberos. Auxiliaron a ambos muchachos, pero ella, lamentablemente dejó de existir en la ambulancia.

La joven Guianela Vargas (22), atropellada por rateros que robaron un taxi, estaba a punto de graduarse de arquitecta.
La joven Guianela Vargas (22), atropellada por rateros que robaron un taxi, estaba a punto de graduarse de arquitecta.

Así fue el robo

A las 11 de la noche, los rateros armados asaltaron a un taxista en prolongación Huaylas y se llevaron el vehículo. Para su mala suerte, los policías de la comisaria de Laderas de Villa, que llevaba a una persona a pasar los exámenes de dosaje etílico, en un patrullero, observaron el atraco y decidieron perseguir a los peligrosos hampones por varias cuadras.

La joven Guianela Vargas (22), atropellada por rateros que robaron un taxi, estaba a punto de graduarse de arquitecta. (fotos: Mónica Rochabrum/trome)
La joven Guianela Vargas (22), atropellada por rateros que robaron un taxi, estaba a punto de graduarse de arquitecta. (fotos: Mónica Rochabrum/trome)

Los agentes les cerraron el paso en la calle Andrés Avelino Cáceres y los rateros, lejos de detenerse, aceleraron la marcha y chocaron contra la unidad policial. Enseguida escaparon a toda velocidad hacia el asentamiento humano Buenos Aires de Villa. A media cuadra embistieron la moto lineal donde estaba Guianela Vargas y su amigo José Fuentes Zamora. Ella murió en la ambulancia y él está grave y fue trasladado al hospital María Auxiliadora.

El taxi continuó la local huida y chocó contra un mototaxi estacionado. El auto ya no pudo avanzar y se quedo atascado en la vereda. Los delincuentes salieron corriendo y escaparon hacia la escalera del asentamiento humano Buenos Aires de Villa y Delicias de Villa. Fueron perseguidos por los agentes policiales de la comisaría de Mateo Pumacahua, pero estos habían desaparecido entre los pasajes del cerro.


TE PUEDE INTERESAR: