Michelle Bachelet hizo un llamamiento a los actores políticos y sociales para que mantengan la calma y no permitan que la disputa electoral derive en enfrentamientos. (Foto:  CRISTIAN HERNANDEZ / AFP)
Michelle Bachelet hizo un llamamiento a los actores políticos y sociales para que mantengan la calma y no permitan que la disputa electoral derive en enfrentamientos. (Foto: CRISTIAN HERNANDEZ / AFP)

Michelle Bachelet, alta comisionada para los derechos humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), hizo un llamado a la calma para evitar una mayor fractura social tras el tenso momento que vive el Perú luego de las Elecciones Generales 2021 que se celebraron el 6 de junio.

“Hago un llamamiento a la reflexión, a la calma y al respeto por los valores democráticos y de no discriminación, así como a la defensa de los derechos humanos, todos esenciales para la convivencia en una sociedad tan rica y plural como la peruana”, señaló Bachelet en un .

La expresidenta de Chile, además, dijo que las decisiones de los entes electorales deben ser asumidas por los candidatos y actores políticos.

“Las instituciones electorales y las decisiones que estas tomen deben respetarse y asumirse. Si no se aceptan las reglas de la democracia antes, durante y después de las elecciones, la cohesión social puede resquebrajarse peligrosamente”, expresó.

Bachelet consideró especialmente preocupante el acoso contra autoridades públicas como el presidente del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), Jorge Salas Arenas, y el jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), Piero Corvetto. También manifestó preocupación una campaña de hostigamiento que se está llevando a cabo contra varias figuras públicas, con el objetivo explícito de forzarles a abandonar el país.

La Alta Comisionada también condenó los discursos de odio y discriminación “inaceptables en cualquier sociedad democrática” que se han suscitado sobre todo en redes sociales.

“Me preocupa ver cómo lo que debería ser una celebración de la democracia se está convirtiendo en un foco de división, que está creando una fractura cada vez mayor en la sociedad peruana, con implicaciones negativas en los derechos humanos”, afirmó la alta comisionada para los derechos humanos de la ONU.