Autoridades procedieron con intervenir a tres personas debido a que en el velorio no se cumplían con las medidas de bioseguridad para evitar contagios de COVID-19. (Captura: América Noticias)
Autoridades procedieron con intervenir a tres personas debido a que en el velorio no se cumplían con las medidas de bioseguridad para evitar contagios de COVID-19. (Captura: América Noticias)

En Santa Anita, agentes de la Policía Nacional del Perú (PNP) intervinieron a tres personas luego que se reportara que participaban de un velorio realizado en una vivienda y que ocupaba parte de la calle y, además, emitía ruidos molestos. A esto se sumó que los asistentes al evento no cumplían las medidas de bioseguridad para evitar contagios del nuevo coronavirus.

Un video difundido por América Noticias muestra un gran número de personas en los exteriores del inmueble que no cumplían con el distanciamiento social mientras se escucha una música con alto volumen. Asimismo, el matinal señaló que algunos asistentes bebían licor y no portaban mascarillas.

En respuesta, los vecinos del lugar afectados por el ruido llamaron a las autoridades. El personal policial y de serenazgo de Santa Anita llegaron hasta el inmueble para intervenir a tres personas.

Velorio terminó en fiesta en Santa Anita

Ellos fueron trasladados a la comisaría del referido distrito para continuar con las diligencias correspondientes para dar con los responsables de alterar la tranquilidad social.

Vale recordar que las reuniones familiares no están prohibidas durante esta etapa de cuarentena focalizada. No obstante, el pasado 1 de agosto, el especialista del Centro Nacional de Epidemiología, Prevención y Control de Enfermedades del Ministerio de Salud (Minsa), César Munayco, advirtió que estos eventos incrementarían el riesgo de contagio de COVID-19 en el país. Por esa razón, instó a la ciudadanía a que respete el distanciamiento social.

Por eso, estas reuniones se pueden llevar a cabo siempre que no reúnan muchas personas, respetando la distancia social y sin generar aglomeraciones y posibles focos de contagio. Además, se debe respetar la tranquilidad de los vecinos, vale decir que el sonido no genere incomodidad a los demás residentes.