El 'Bombardero' elogia buen desempeño de Luis Advíncula ante el Atlético Madrid

El Bombardero te trae las ultimitas de la pelotita dentro y fuera de la cancha.

Luis Advíncula enfrentó a Diego Costa tras insultante agravio en el Atlético Madrid vs Rayo Vallecano

Por: Redacción Trome

Del saque somos carnecita... Ayer por el cable pude ver el Atlético Madrid-Rayo Vallecano y Luis Advíncula tuvo un partido de seis puntos. Nadie lo pasó porque puso cerrojo en su banda derecha. Y ojo que tenía al frente a puro rankeado. Se agarró con el marcador francés y campeón del mundo Lucas Hernández y se tomó un jugo de naranja con tostadas y huevo revuelto. Lo chocó y guapeó. También se agarró a la boquilla con Diego Costa, quien es un toro y no arruga ni con un ejército. Tengo plena confianza de que el próximo año lo veré en un mejor equipo en la Liga de las estrellas. Sí, señores...

Me pasan la voz de que un seleccionado antes era calladito, tímido, introvertido y se encerraba en su cuarto. No veían ni su sombra en los pasillos del hotel y en la Videna. Después de que el ‘Tigre’ le puso la cruz al ‘León’, agarró la Vía Expresa y Evitamiento. Es el nuevo caudillo. Habla, grita, destraba y jala las orejas. Eso refleja la falta de liderazgo en el grupo. Los ‘pesos pesados’ están pintaditos. Años como mela con la Blanquirroja y Eliminatorias pero no trascienden en la interna. Los equipos siempre necesitan gente que encojone. Y no va a ser...

Increíble. Se casó el ‘Ken’ y la ‘Chata’. Yo pensé que era ‘armani’ al mango. La firme que hay gente que quisiera saber si es amor, capricho, costumbre o lo que sea para aplicarlo en sus vidas, porque como yo, no son partidarios de la frase: ‘Lo que no fue en mi año, no me hace daño’. Para mí, el pasado no se borra ni se olvida. Se amarraron por lo civil y seguro más adelante es el religioso. Quisiera estar presente cuando se juren fidelidad delante de Papalindo. Los ‘podridos’ creen que se marketea para su campaña política. Así es...

Hay un gerente de un cuadro de la capital que es ‘hambreado’ al rojo. Este año, un chiquillo se fue a jugar a provincia. Como el club no podía pagar los derechos de formación, el padre asumió el gasto y liberó la carta de su hijo. Gracias a Dios, el bravo de la institución se enteró y lo parchó mal. El sinvergüenza murió negado, pero al final tuvo que devolver la plata. Ahora ha perdido peso y ya no toma decisiones. Por eso se quiere ir a la mala a la ‘Casa embrujada’. Que se busque una chamba de guía, que por aquí vienen hartos turistas. Me voy, soy fuga