Sabrosos momentos de la televisión

El Búho rememora los mejores momentos de la televisión peruana. 

Por: Redacción Trome

Este Búho, cansado de los ‘audios de la vergüenza’ y las hipocresías políticas, se puso a navegar por YouTube. Y la verdad es que estuvo divertido. Aquí tres ‘pastillitas’.

EL INGENIERO QUÍMICO: Antes de que le caiga tremendo roche al ser acusado de plagiar un libro, César Acuña se sentó en el sillón rojo de ‘El valor de la verdad’ de Beto Ortiz. Grave error. El periodista le tenía una preguntita que resultó ser un dardo envenenado para el personaje que alardeaba de ser ‘ingeniero químico’. ‘Señor Acuña -le dijo Beto-, ¿qué cosa es la Ingeniería Química? ¿Podría explicarme?’. Acuña palideció y empezó a decir frases ininteligibles propias de un alumno de kinder. Todo el Perú se mató de risa viendo al ¡¡dueño de tres universidades y aspirante a la presidencia!! no poder hilvanar una frase coherente.

Reproduzco textualmente parte de su respuesta y aclaro que los horrores ortográficos son de Acuña y no del periódico: ‘El ingeniero químico es todo lo que ‘itnifica’ como profesional, que con todos los productos, ‘productos’ naturales, por medio deeeeee con laaaaaa por medio deeeeeeco laaaeste con laaa... Por medio deeeeeco po este laaaaaaaa. Con la incursión de insumos que pueden ser cualitativos o cualitativos puedes errr cualitativoso cualiotativos (sic). Este se tranforman, se tranforman en productos industriales. El ingeniero químico, lo ‘ingeniero químico’ por lo general ‘tamos’ en el tema del petróleo. El ‘pro’ el ‘proye’ el ingeniero químico está preparado en ‘ye’ en temas agroindustriales...’. Véanlo en YouTube.

LA LOCURA DE BAYLY Y ALAN: Jaime Bayly, chibolo, entrevistó al candidato favorito, Alan García, en 1985 y a boca de jarro le preguntó si en el año 1979, abrumado por el fallecimiento de Víctor Raúl Haya de la Torre, lo habían internado por una crisis maniaco-depresiva: ‘¿Le hicieron la cura del sueño?, ¿tomó litio?’. Alan no quiso contestar esa pregunta y le dijo: ‘Ese es un golpe bajo’ y la cosa quedó en el misterio. García fue presidente y nunca más le concedió una entrevista al ‘Niño Terrible’, quien se quejaba de que por esa pregunta lo botaron de Panamericana. Pero en el 2001, Alan, desesperado por ganarle la elección a Toledo, aceptó encontrarse nuevamente con ‘El Francotirador’, quien volvió a preguntarle por el litio. ‘¿Está usted loco?’. Ante ello, García, con mucha correa, le replicó que estaba ‘loco por el Perú’, que nunca tomó litio y que el psiquiatra cometió la infidencia de revelarle a Jaime que García fue tratado. ‘Yo solo tomé dos ‘Valium’ le confesó, ante una mirada incrédula. Cosas de los políticos.

HILDEBRANDT VS ‘PAPAÚPA’: La bronca se dio en Astros, donde César Hildebrandt tenía su programa ‘En Contacto’ en el año 1998, con Fujimori y Montesinos planeando la rereelección y saqueando el Estado. Los días en que iban a salir dos denuncias bombas contra el ‘Doc’, sospechosamente se cortó la señal. César, en vivo, responsabilizó al canal y Gustavo Delgado hijo llegó al set y pidió el derecho de réplica. Hildebrandt se lo comió vivo y el gerente quedó en ridículo. Entonces ingresó una llamada desde Miami de un furioso ‘Papaúpa’, quien reprendió a César. ‘Tus acusaciones son ridículas y sufres de paranoia de los cortes... respaldo a mi hijo, que se portó demasiado amistoso contigo y tú te estás portando muy mal(...) te estás pasando de la raya. La empresa decide si propala o no los contenidos según nuestros intereses, sin necesidad de dar ningún tipo de explicación’. El Chato Hildebrandt se agigantó y le respondió en el aire: ‘El zar de las comunicaciones cree que soy su empleado, su vasallo, cree que puede hacer lo que le da la gana porque tiene la chequera y yo tengo que someterme (...) nosotros no nos debemos a los dueños, nos debemos a la opinión pública, y cuando los dueños se molestan, nos vamos’. Todo estaba en vivo y el rating subió hasta las nubes. En eso, ‘Archie’ ingresó nuevamente al estudio para intentar hacer las pases con el periodista, pero Hildebrandt lo arrochó. ‘Yo no tengo nada que hablar contigo, me voy, si quieres haz el programa tú solo’. Apago el televisor.