Alejandro Sandí, actor de la serie televisiva , y un ciudadano francés identificado como Frederic Michel, fueron liberados este lunes, informaron fuentes oficiales a la AFP, tras ser secuestrados en un parque nacional del centro de México.

“Ya están rescatados (...) el francés y el mexicano”, dijo una fuente del gobierno federal bajo condición de anonimato, sin precisar los detalles ni las circunstancias de su liberación.

Horas antes, el secretario de Seguridad de México, Alfonso Durazo, informó que los presuntos secuestradores habían demandado el pago de un rescate.

“Estamos muy, muy próximos a cerrar favorablemente esta investigación”, declaró Durazo a periodistas, más temprano.

El funcionario había anticipado que se esperaba “tener noticias buenas, muy pronto”. No brindó mayores detalles sobre qué partes realizaron la supuesta negociación para obtener la liberación de las víctimas.

La liberación fue confirmada a AFP por otra fuente de la unidad antisecuestros de la fiscalía del Estado de México, donde ocurrieron los hechos.

El secuestro, que generó un operativo de búsqueda a cargo de fuerzas federales, se registró la mañana del domingo en el parque recreativo del Nevado de Toluca, un volcán inactivo localizado en el Estado de México, vecino de la capital.

Uno de los oficiales de vigilancia, que pidió no ser identificado por no estar autorizado a declarar, dijo a la AFP que el operativo se había desplazado a los municipios de Tejupilco y Zinacantepec, hacia donde habrían sido conducidos los secuestrados, según testigos.

Según reportes de la prensa local, Michel y Sandí iban acompañados de al menos tres personas más, entre ellas dos actrices, cuando fueron interceptados por hombres armados.

El grupo viajaba en dos vehículos, pero no queda claro si Michel y Sandí estaban en la misma camioneta o si se conocían. Ambos fueron retenidos por los individuos armados, quienes dejaron en libertad a los demás.

Tejupilco y Zinacantepec son consideradas de las zonas más peligrosas de la región ya que están cerca de los estados de Guerrero y Michoacán, distritos donde actúan bandas criminales, sobre todo del narcotráfico.

El secuestro de extranjeros es un delito recurrente en México, aunque las autoridades suelen mantener suma reserva sobre los detalles para proteger el desarrollo de eventuales negociaciones.

En otros casos, como el secuestro de una estudiante colombiana en el estado de Guanajuato (centro), en marzo de 2018, el gobierno mexicano confirmó que había sido liberada por agentes del estado.

Agencia AFP