Paulo Dybala ha despertado de la peor manera en Italia luego de enterarse que su hermano mayor, Gustavo Bybala, ha sido implicado en el robo de un automóvil en la localidad de Laguna Larga, en su natal Córdoba. Se conoció que el acto ilícito sucedió el domingo 21 de junio, durante las celebraciones por el Día de del Padre cuando Walter Nievas se percató que su auto no estaba. Minutos después el coche fue regresado a su lugar y conducido por el hermano del jugador de la Juventus.

La víctima del robo, de 50 años, reconoció a todos los implicados. “Estaba el hermano de Dybala, que era el que manejaba. Estaban alcoholizados y me habían roto todo el auto. Se tomaron todo como si fuera un chiste. Yo me puse nervioso, fui hasta la comisaría para hacer la denuncia, porque no sabía qué más habían hecho con mi auto en el estado en el que estaban”, contó Nievas ala prensa local.

El denunciante relató, además, que tuvo muchos problemas para denunciar al hermano de Paulo Dybala en la comisaría de su localidad. “Me dijeron que la señora que tomaba la denuncia no estaba. No me tomaron la denuncia a la noche y al otro día llamé a un abogado. Fui el lunes con él a la comisaría y me tomaron la denuncia al instante”, contó.

Los implicados en el robo, incluido el hermano del jugador de la Juventus, han sido citados para esclarecer el hecho. Walter Nievas contó, además, que el pariente del jugador se comunicó con él para que retirara la denuncia. “Lo de anoche fue una cosa de borracho que hicimos con Gonzalo y Maxi. No creo que sea para que me denuncies. También, quiero pedirte perdón. Disculpas. Siempre tuvimos la mejor intensión, no se porque me denuncias”, le escribió Dybala a su victima en un mensaje de WhatsApp.

El denunciante aclaró que el auto lo utiliza para trabajar y que tras este robo ha quedado inservible. “Ellos me hicieron mucho daño, yo no le hice un daño a nadie. Somos grandes como para andar haciendo una cosa así. Yo no tengo confianza como para que me hagan estas cosas. Es muy bajo lo que hicieron”, añadió Nievas quien solo demanda que le reparen su coche y que la influencia del jugador haga que este acto quede impune.