Jefferson Farfán regresó con gol a Alianza Lima. (Foto: Liga 1)
Jefferson Farfán regresó con gol a Alianza Lima. (Foto: Liga 1)

El ’10′ camina por su calle. Se siente en confianza, con calor, arropado. Sabe que su película está lejos de terminar, que las secuelas son necesarias y que el final lo mira desde lejos.ha regresado a su casa, a . Remeció la y su propio corazón cuando miró la pelota dentro de las redes. El hombre de 36 años volvió a ser niño y ese viaje en el tiempo lo vuelve fundamental.

LEE: Jefferson Farfán: Así fue su soñado primer gol con Alianza Lima en Liga 1 |VIDEO

Darle el , en un duelo donde Alianza se había quedado con 10 futbolistas y jugaba en un estadio donde no podía ganar tras 11 partidos, es ya una hazaña. Y hay jugadores destinados a ellas. Farfán lo es.

Quién olvida el gol en un clásico llevándose la pelota con el taco, su tanto que dio el título 2003 a Alianza Lima ante Cristal, el zapatazo contra Nueva Zelanda por el repechaje al Mundial de Rusia o el festejo contra Chile en el final del partido de las Eliminatorias a Brasil 2014. No todos poseen esa cualidad.

Gol de Jefferson Farfán (Video: Gol Perú)
Gol de Jefferson Farfán (Video: Gol Perú)

Jefferson Farfán tiene 36 años. Hinchas rivales o gente ‘anti-Alianza’ dicen que “está viejo” o “que está roto”, pero no se dan cuenta que quedan en ridículo con esas afirmaciones. Si está viejo, pudo quedarse en casa a cargar a sus hijos, pero no. Esta aquí, con short, sudando esa camiseta que quiere, exprimiendo su edad. Si está roto, pudo decir ‘basta’ y no seguir golpeando sus rodillas, pero no. Está aquí, entrando al roce, metiendo cuerpo, aguantando marca.

MIRA: Luis Advíncula vaciló a Jefferson Farfán tras su gran regreso con Alianza Lima

Si habrá una gran diferencia entre el Farfán de la selección y este de Alianza, claro que la habrá. Jefferson no está para ser estacionado por derecha, para que haga recorrido o tape salidas rivales. Él está para jugar libre, detrás de un ‘9′, o tomando esa posición en algún momento. Está para iniciar una pared esperando que se la devuelvan, para que con su presencia la defensa rival descuide a otro aliancista.

Jefferson Farfán emocionado en Alianza Lima: "Le dije a mi madre que iba a marcar". (GOLPERÚ)
Jefferson Farfán emocionado en Alianza Lima: "Le dije a mi madre que iba a marcar". (GOLPERÚ)

Nadie sabe si eso le alcanzará a Alianza Lima para gritar campeón en diciembre, pero seguramente lo va a intentar. En 2019 y 2020, en el papel, el club tuvo oncenas más fuertes que terminaron perdiendo una final y bajando de categoría por el puntaje de una tabla al final corregida. Hoy tiene un equipo totalmente nuevo, que debe cohesionarse, pero al que ya se le ve luchando en 180 minutos más de lo que jamás hicieron los que ya no están.

En este presente, Jefferson Farfán es un ‘plus’, una motivación para el joven que se cambia a su lado o para el extranjero que lo vio por televisión. Tendrá buenos y malos partidos, hará goles y fallará otros, pero con seguridad no claudicará. Quizá le toque descansar algunos encuentros y seguro le dará rabia por eso. El hincha portará su camiseta con alegría y él se sentirá feliz por ello.

Porque Farfán sigue rodando su película. Siendo el héroe sin capa de su propia historia.

TE PUEDE INTERESAR