Ramón Quiroga se confiesa con TROME
Ramón Quiroga se confiesa con TROME

Por: José Reynoso Alencastre

La tarde del 7 de junio de 1978, escribió su nombre en la historia del fútbol. Perú enfrentó a la poderosa Holanda, que terminó siendo subcampeón, y el arquero atajó 13 remates directos con destino de red.

Para muchos es el mejor portero que haya tenido una selección peruana. El ‘Loco’ brilló en dos Eliminatorias y destacó en los Mundiales de Argentina 78 y España 82. Con 48 años viviendo en el Perú, el buen Ramón sigue siendo un ícono bicolor.

¿Qué sentiste al ver los partidos de Argentina 78?

Gracias a estas transmisiones recién los veo completos. Creo que debo pintarme las canas y bajarme un par de años. El futbolista es como la mujer, siempre se baja la edad. Los que tienen menos de 30 y los chibolos ya saben cómo jugábamos.

Tapaste de todo en la primera ronda...

Era un arquero atrevido, no muy alto, de un metro 79, pero salía mucho a cortar y cuando el equipo iba perdiendo la hacía de líbero. Mis centrales sabían cómo jugaba.

Incluso atajaste un penal a Escocia en un momento clave...

Fue más intuición, en ese tiempo no había la información que hay ahora de los pateadores.

MIRA: En el vuelo humanitario que llegó con ‘Iván Cruz’, vinieron cuatro técnicos que estarán esperando como ‘buitres’ que algún colega se quede sin chamba

¿Tu primer recuerdo del duelo ante Holanda?

Dick Nanninga (volante), porque me termina rompiendo una ceja y la herida no cerraba. Me dolía la cabeza, no podía jugar y pedía alcohol. También de los mellizos René y Willy Van der Kerkhof, Rob Rensenbrik, el arquero Jan Jongbloed. Solo conocíamos a esos. Cuando entra Nanninga, vemos a un flaco con un tamañazo, le digo al viejo Chumpitaz: ‘Hay que incomodarlo para cabecear, si no podemos ganarle no se lo pongamos fácil’.

¿Cómo se te ocurrió cargar a Johan Neeskens? La gente aplaudió ese gesto y es una de las imágenes de ese Mundial...

Cayó lesionado en el área chica y el árbitro no se dio cuenta. Me incomodaba para tapar y lo saqué cargado de la cancha. No me dijo nada, si lo hacía lo mandaba a la con...

¿Enfrentar a Escocia o Italia preocupaba mucho?

No sabíamos casi nada de los equipos europeos. Nos preocupábamos más de jugar y disfrutábamos.

¿Quiénes de esa época la harían en estos tiempos?

(Juan José) Muñante sería fijo, Juan Carlos (Oblitas) por lo inteligente que era y el recorrido que hacía, todos éramos muy buenos.

Fue una gran generación...

Nos adelantamos a la época, jugábamos rápido. Cuando le ganamos a Uruguay en el ‘Centenario’, por las Eliminatorias a España 82, alternamos con cuatro volantes y a veces hasta cinco. Oblitas y ‘Patrulla’ (Barbadillo) bajaban y solo quedaba (Guillermo) La Rosa de punta.

Para muchos, ese partido fue la mejor actuación de una selección peruana...

Sí. Sabíamos que éramos superiores y no íbamos a perder. En ese tiempo, si andábamos bien colectiva e individualmente le podíamos ganar a cualquiera y así sucedió.

De la actual ‘Blanquirroja’, ¿quiénes encajarían en el equipo de los 70 y 80?

El ‘Mudo’ Rodríguez hubiera hecho buena dupla con ‘Chumpi’ o Meléndez, no los superaría, pero estaría a su nivel. Trauco a lo mejor entraba por (Roberto) Rojitas, que subía bien aunque no tenía el pie del zurdo.

¿La selección del 78 o del 82?

La del 78 es la base, a la del 82 entran algunos como Julio César Uribe y ‘Patrulla’. ‘Panadero’ (Díaz) se corre al medio en vez de (Rodulfo) Manzo y de lateral juega Rojitas, que era un tiempista bárbaro. Lástima que se lesionó ante Argelia en la gira y se pierde el Mundial de España.

MIRA: Antoine Griezmann anotó gol de antología tras pase de taco de Lionel Messi en Barcelona vs Villarreal por LaLiga Santander [VIDEO]

Tuviste a Marcos (Calderón) y ‘Tim’, ¿eran muy diferentes?

Completamente. Marcos vivía el partido desde el día anterior, terminaba y seguía pensando en el duelo. ‘Tim’ era más estratega y de hablar con sus jugadores, alabarlos y solo al final de la charla nos decía dónde podíamos sacar ventaja al rival.

Otro penal clave que atajas en tu carrera fue ante Ecuador en las Eliminatorias para Argentina 78.

Me acuerdo clarito porque antes de atajarlo el delantero Ángel Liciardi, un argentino nacionalizado, me rompe un dedo y no podía doblar la mano, pero no salí de la cancha y así se lo tapé, porque él mismo pateó. En esa época no importaba si estabas mal de un dedo o la rodilla, jugabas todo por la selección. Ahora que tengo un montón de años me pasa la factura y me duelen hasta las ideas.

Empezamos muy bien esa Copa del Mundo y terminamos mal. ¿Qué pasó?

Todos hablan de que nos comimos seis goles con Argentina, pero quedamos octavos de 16 equipos. Ahora van 32 a los mundiales. Hicimos una primera etapa notable, luego se notó que teníamos un plantel muy corto y cuando se te cae un jugador todo se complica.

Para México 86 juegas el repechaje ante Chile y te quedas cerca de ir a un tercer Mundial.

Perdimos en Santiago 4-2 y pensé que en Lima le dábamos vuelta. En la ida no habíamos jugado mal, pero en la revancha el ‘Cóndor’ Roberto Rojas tapó para veinte puntos. Después de ese partido no tuvo otra actuación así de notable.

¿Quiroga podría tapar en estos tiempos?

De repente, porque era muy atrevido, jugaba bien con los pies y ahora lo hacen mucho Oblak, Neuer, Ter Stegen.

Llegas a Perú en 1972 y en Cristal juegas con varios mundialistas del 70...

Alterné con Eloy Campos, ‘Chito’ La Torre, Nicolás Fuentes, que era un jugadorazo, Ramón Mifflin, Alberto Gallardo, José ‘Pepe’ del Castillo, todos unos ‘cracks’. Y a ellos les sumamos al ‘Flaco’ Quesada, Tadeo Risco y el brasileño Vinha de Souza. Teníamos un equipazo, me aburría estar en el arco, porque nunca nos llegaban.

Jugaste con nuestros dos mejores ’10′. ¿Cubillas o Uribe?

Eran formas diferentes de jugar. Cubillas era más individual y Uribe más colectivo. Para las Eliminatorias de España 82, Julio César juega diez puntos. Para que no se sienta mal ninguno, hacemos un equipo sin camiseta ’10′ y los dejamos tranquilos.

¿Eras de cambiar casaquillas?

Poco. Tengo la Dino Zoff, Walter Zenga, que me la dio en un ‘Resto del Mundo’ que jugué en Japón, la de Jean Marie Pfaff y la de Zico, pero la regalé.

¿Vacilabas mucho a ‘Caíco’ (Gonzales Ganoza)?

Era un tipazo, no sabes lo bueno que era. Él vivía a dos cuadras del Cristal, por la Huaca, y me decía: ‘Algún día seré el mejor’. Lástima que ocurrió lo del Fokker.

Hacías dupla con Daniel Peredo en las transmisiones, ¿una anécdota?

Era un amigazo, lo recuerdo con cariño. Siempre compartíamos cuarto y en el partido con Argentina por las Eliminatorias, en Buenos Aires, puso su terno en mi cama, cuando me vestí no me entraba. Me preguntó si se había encogido en la lavandería, luego me di cuenta que me estaba vacilando.

Un placer Ramón que nos hayas contado tus memorias...

Cuídense mucho, un abrazo y a seguir viendo fútbol.

TAMBIÉN PUEDES LEER