Pedro Gallese sonríe tras conocer su nominación a mejor arquero del 2021 por la IFFH (Foto: @orlandovitysc)
Pedro Gallese sonríe tras conocer su nominación a mejor arquero del 2021 por la IFFH (Foto: @orlandovitysc)

y cerrar el 2021 con el cupo al repechaje en el proceso eliminatorio a Qatar 2022. El “Pulpo” atajó un penal para cerrar una jornada perfecta y reafirmar que es uno de los pilares de la Blanquirrojo en este proceso eliminatorio. Con 31 años, , el titular absoluto en el arco nacional ha tenido una carrera importante, pero también llena de curiosidades e historias relevantes que lo pintan de cuerpo entero como el arquero que toda selección necesita si aspira con llegar a un mundial. Más si es la .

A continuación hacemos un repaso de cinco historias en la vida deportiva de Pedro Gallese, el arquero que hace soñar a la selección de fútbol de Perú con un cupo al Mundial de Qatar 2022.

De los interbarrios a la primera vez

Pedro Gallese destacaba jugando fulbito en los interbarrios. Era flaquísimo y de talla pronunciada, lo que hacía resaltar su delgadez aún más. Es su tía, según cuenta El Comercio en su suplemento Somos, quien lo llevaría a inscribirse a una academia de fútbol. La academia elegida sería la de Titín Drago. Tenía apenas 10 años y ya había definido su posición en el campo: Pedro quería ser arquero porque, según cuenta su madre Tatiana Quiroz, porque le hacían muchos goles a su equipo y él quería evitarlos.

Es así, gracias a tu tía, que Pedro Gallese empieza su carrera en el fútbol. No le resultaría nada fácil, pues para llegar a la máxima categoría tendría que amagar con muchas dificultades. Eso sí, cuentan quienes lo vieron desde chico que Gallese siempre se caracterizó por su carácter, él mismo que ahora sale relucir en cada partido de la selección peruana y que lo convierte en titular indiscutible.

El suplente de los “Jotitas” que nadie conocía

No sale en la foto o tal vez pocos lo recuerdan, pero Pedro Gallese fue parte de los históricos “Jotitas”, esa selección peruana Sub-17 que de la mano de Juan José Oré lograría una histórica clasificación al mundial de su categoría. Eder Hermoza era el arquero titular y fue la gran figura, por lo que Gallese solo aparecía en las celebraciones grupales y miraba los partidos desde una posición privilegiada.

Era la selección peruana de Reimond Manco, el buen juego de Gary Correa y otras figuras que con los años no lograron consolidarse en la Primera División y hoy en su mayoría tiene al fútbol en vida como un buen recuerdo. “Cuando llegó a San Martín, después del Sudamericano, lo veía con muchas ganas de aprender, salir adelante. Tenía claro que quería llegar lejos”, cuenta Orlando Lavalle en un artículo de Somos de El Comercio.

Jugaba de defensa y lateral

Pedro Gallese consiguió su primer contrato profesional cuando apenas tenía 18 años. Quien apostó por él fue la Universidad San Martín. Llegaba como cuarto arquero, por lo que las posibilidades de jugar en el primer equipo eran mínimas. Eso sí, aprovechaba para destacarse en las reservas. Leao Butrón, Marco Papelito Flores y Ricardo Farro eran los tres primeros arqueros de los “santos”, en ese mismo orden de jerarquía.

Con Orlando Lavalle como técnico en reservas, Gallese jugó algunas veces como defensa central y lateral izquierdo.

Con la San Martín logró avanzar y terminó siendo campeón en el 2010 y fue elegido arquero del año en la temporada 2014. Posteriormente pasaría a Juan Aurich y luego daría el salto a la Liga MX de México, donde empezaría a consolidar su carrera profesional.

Su único gol

Pedro Gallese tenía clara su posición, quería ser arquero. Eso sí, aunque algunas veces en reserva jugó de defensa o de lateral izquierdo, su único gol en su carrera lo marcaría siendo arquero. Pasó cuando jugaba en la San Martín, según cuenta El Comercio, dejó el arco para intentar sumar en ataque en la última jugada del partido y resultó anotando el gol del empate ante un arquero muy conocido para él: Eder Hermoza.

“Somos muy amigos y después del partido me quería matar”, revelaría el mismo Gallese sobre aquel gol y su amistad con Eder Hermoza en una entrevista en 2019 a Movistar Deportes.

El “ataja penales” desde el arranque

Pedro Gallese se estrenó atajando penales con la selección peruana. Tal vez pocos lo recuerdan, pero el “Pulpo” se estrenó con un partido amistoso ante Panamá. Era agosto del 2014 y el técnico era Pablo Bengoechea. Harold Cummings remató y Gallese atajó. Otra de las atajadas que más recuerda Pedro es muchos años después ante Argentina en La Bombonera, en el pasado proceso Eliminatorio.

Fue un atajadón imposible ante un remate de Lucas Biglia que saldó las dudas sobre Gallese, quien llegaba a ese partido tras una lesión y una para importante. Sin embargo, Ricardo Gareca apostó por el arquero y el “Pulpo” respondió siendo la figura de ese partido, un 0-0 con atajadas memorables.

TE PUEDE INTERESAR