Cuida tu información personale en Internet.
Cuida tu información personale en Internet.

En la actualidad, tenemos todo al alcance de un clic. Esto es un gran beneficio, si se usa de forma correcta, pero puede ser muy perjudicial para cuidar la información personal porque puedes caer en manos de estafores y delincuentes cibernéticos.

LEE: Cómo escuchar audios de WhatsApp sin entrar a la pantalla principal del aplicativo

Dada la importancia de este tema, Narciso Basic, Business Information Security Officer de Equifax para Chile, Perú y Ecuador, entrega algunos consejos para que los usuarios puedan resguardar de manera adecuada sus datos personales en la red:

1. Usa contraseñas diferentes

Uno de los hábitos fundamentales en tiempos de digitalización es tener contraseñas distintas en nuestras cuentas principales, entre ellas, correo electrónico, sesión del banco, redes sociales y apps. En caso contrario, bastaría con que accedan a una sola de esas cuentas para formatear las credenciales y tener pleno acceso a tu información.

2. Las contraseñas más largas y con más símbolos son más seguras

Utiliza frases que puedas recordar con facilidad, pero sin palabras comunes. A esto agrega signos, símbolos y números, lo que contribuirá a que tu clave sea difícil de identificar. Si estás pensando que deberás memorizar largos passwords, te contamos que hay un truco. Por ejemplo, piensa en la frase “Mi padre José tiene 70″. Si lo llevas al lenguaje de contraseñas, puedes abreviarlo a “mpJt70″.

3. No escribas tus contraseñas en ningún dispositivo

En caso de que consideres que alguna contraseña podría ser difícil de recordar, no hay que guardarla en ningún dispositivo, menos en el celular. Existen aplicaciones de escritorio y móviles que sirven para guardar este tipo de claves. Una de ellas es KeePass, que está encriptada para que solo tú puedas acceder a la información.

MIRA: 5 tips para evitar que te engañen en las apps de citas

4. Usa doble factor de autenticación

Para algunos podría sonar tedioso o muy técnico, pero recurrir a un doble factor de autenticación disminuye considerablemente la posibilidad de que puedan sustraer nuestros datos. En la práctica implica que para acceder a una cuenta no solo se necesita la contraseña, sino que un paso de seguridad adicional, como ingresar un código numérico.