Conoce la historia de Augusto Salazar y su bodega. (Foto: Trome)
Conoce la historia de Augusto Salazar y su bodega. (Foto: Trome)

En 1995, Augusto Salazar Azañero (68) llegó a Lima desde su Chancay querido para emprender en el rubro . Él tenía muy bien puestas sus metas desde que pisó la capital. Dinero tenía y ganas también. Por muchos años trabajó vendiendo pan en su triciclo, así logró reunir un dinerito que le sirvió para hacer su sueño realidad.

LEE: Mi Bodeguita | Alicia Salvatierra Silva: “Trato a mis clientes como mis amigos”

“Primero abrimos una panadería porque yo sé hacer pan. En ella vendíamos bebidas y una que otra cosita más. Pero a pedido de los clientes ampliamos a una bodega y ahora tenemos de todo”, cuenta muy entusiasmado este padre de familia que puso por nombre a su negocio ‘Bodega Panadería Salazar’.

Ahora, junto a su esposa, se encarga de la administración, atención y reposición de productos en los estantes de venta.

“Mi bodega me ha dado frutos. Logré comprar mi casa y mis cuatro hijos han estudiado. Nada ha sido fácil porque trabajamos desde muy temprano y cerramos tarde, pero todo esfuerzo tiene su recompensa”, reflexiona.

TRANQUILIDAD EN SU BODEGA

Una de las virtudes de su local es que todo se hace con la ‘santa paciencia’. Nada perturba la tranquilidad de esta pareja que siempre recibe con una sonrisa amplia y amistosa a sus clientes.

“Hemos aprendido a manejar nuestras emociones, antes andábamos muy tensos y preocupados por el negocio mismo, pero gracias a la Escuela de Negocios Coca-Cola del Programa Mi Bodega Abierta de Inca Kola hemos aprendido a tomar las cosas con tranquilidad y eso nos ayuda en las ventas”, resalta el dueño, al tiempo de manifestar que llevan pedidos por delivery y que su negocio es muy activo en redes. Asimismo, invita a todos los bodegueros a capacitarse porque solo así -afirma- podrán ver los frutos de su inversión.

MIRA: Mi Bodeguita | Gladys Yupanqui Laura: “Mi bodega fue la primera del barrio”

HABILIDADES EMOCIONALES PARA QUE TU NEGOCIO CREZCA

RESILIENCIA. Capacidad innata para superar cualquier adversidad y salir reforzado de toda situación.

CREATIVIDAD E INGENIO. Te permitirá encontrar soluciones para los problemas del día a día.

LIDERAZGO. Te ayudará a dirigir tu equipo de trabajo y tomar buena decisiones.

INTELIGENCIA EMOCIONAL. Puedes tener un mal día, pero lo importante siempre será tratar bien al cliente.

PROACTIVIDAD. Te ayudará a anticiparte a los hechos y siempre encontrar soluciones.

DATO

Ingresa a para acceder al contenido gratuito sobre cómo impulsar tu negocio y obtener mejores ganancias.

TE PUEDE INTERESAR: