El invierno es la época del año ideal para realizarse tratamientos estéticos, debido a  que la piel puede recuperarse sin que el sol le afecte.
El invierno es la época del año ideal para realizarse tratamientos estéticos, debido a que la piel puede recuperarse sin que el sol le afecte.

El invierno es la mejor estación del año para , porque al permanecer el sol oculto la piel está menos expuesta a sus daños. Aunque vale aclarar que es en esta época cuando la piel se reseca más, sin embargo, existen diversas alternativas para devolverle la elasticidad,, que es la zona más afectada por el clima y la contaminación en general.

Plasma rico en plaquetas

Es el tratamiento más común para la piel del rostro, según la médica Gilda Pérez del Centro de Medicina Estética de la Clínica Ricardo Palma. “Yo recomiendo aplicarlo, al menos, dos veces al año porque su principal beneficio es incrementar la . Para esto tomamos la sangre del paciente, se pasa por un proceso de centrifugado que permite tomar un concentrado plaquetario. Este concentrado se aplica en las zonas de la cara que necesiten bioestimulación para devolverle luminosidad, elasticidad e hidratación”, explica la experta.

MIRA: 7 cosas que debes saber sobre la Vitamina C endovenosa

Peeling químico

Se realiza con ácidos para la piel con el fin de disminuir marcas de acné, manchas y arrugas, hidratando y generando más colágeno y elastina en la piel facial. Luego de hacerse este tratamiento ‘antiage’, la piel está muy sensible, por lo que es recomendable no exponerse al sol ya que puede generar manchas o producir quemaduras cutáneas.

Láser CO2 fraccionado

Remueve la epidermis dañada y promueve la regeneración y creación de una nueva piel, estimulando la producción de nuevo colágeno a través de las altas temperaturas generadas por el láser. Entre sus beneficios destacan que ayuda a reducir marcas de acné, cicatrices por quemaduras o cortes, dejando la piel intacta y con un tono uniforme.

MIRA: 7 alimentos que retrasan el envejecimiento

Depilación definitiva

Para este tratamiento es esencial que la piel depilada no esté expuesta al sol dentro de las dos o tres semanas después de cada sesión. Es una técnica eficaz que destruye el folículo piloso a través del calor de energía lumínica. Por eso, si se quiere llegar al verano con la piel hidratada y sin vello, hágalo en invierno.

No olvides...

Cuidar tu piel antes y después de un tratamiento; come muchas verduras, toma agua, usa cremas hidratantes y protector solar, incluso en invierno. Y antes de realizar el tratamiento, busque información de la trayectoria del especialista y, si es posible, hable con personas que hayan sido sus pacientes.


VIDEO RECOMENDADO:

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: