Es recomendable que la bicicleta reciba al menos dos mantenimientos preventivos anuales, a fin de revisar el estado de cada uno de los componentes y evitar reparaciones mayores en el futuro.
Es recomendable que la bicicleta reciba al menos dos mantenimientos preventivos anuales, a fin de revisar el estado de cada uno de los componentes y evitar reparaciones mayores en el futuro.

, brinda sensación de bienestar y es positivo para la salud, es por ello que muchos ven al ciclismo como deporte favorito, otros como pasatiempo y algunos más ven en la bicicleta el medio de transporte ideal para burlar el tráfico a bajo costo. En cualquiera de las opciones, este vehículo de dos ruedas necesita de un mantenimiento oportuno para alargar su vida útil y sobre todo para garantizar la seguridad del quien maneja la ‘bici’.

Las caracteristicas de una bicicleta, tipo de uso y frecuencia, influyen en el mantenimiento del vehículo menor, por eso es importante,. “Si es para la ciudad, lo ideal es adquirir una bicicleta urbana; mientras que, si la superficie a recorrer es rocosa o una trocha, será mejor elegir una montañera. En cuanto al tamaño del aro, dependerá de la estatura del ciclista”, precisó Willingthon Candia, Jefe de Talleres en Monark.

MÁS: Conoce cómo evitar el robo de tu bicicleta

Cinco consejos básicos para mantener la bicicleta como nueva

  • Una vez adquirida la bicicleta correcta, lo que sigue es tanto usarla correctamente como mantenerla adecuadamente para poder asegurar su correcto funcionamiento y una vida útil extensa. Para ello, Candia detalla que es recomendable que la bicicleta reciba al menos dos mantenimientos preventivos anuales, a fin de revisar el estado de cada uno de los componentes y evitar reparaciones mayores en el futuro.
  • Revisar que la cadena esté aceitada permanentemente. En caso encuentre restos de óxido en la cadena debe usar un cepillo de alambre para descomponer el óxido resistente. Luego de limpiar la zona, rociar el aceite o lubricante especial para bicicletas sobre las superficies limpias y oxidadas de la cadena del vehículo menor.
  • Lavar la bicicleta con agua a baja presión para evitar que los rodamientos se oxiden. El agua a presión provoca desastres. Entra agua donde no debe entrar, sale lubricación de donde no debería salir, y luego de unos meses de funcionar sin lubricantes el mecanismo se destruye. Es mejor hacer el lavado a mano, es más trabajoso, pero da la garantía de que no perjudica nada.
MÁS: ¿No sabes manejar bicicleta? Aprende en cinco sencillos pasos
  • Colocarle un cobertor para evitar que la humedad corroa los componentes. No guarde la bicicleta en la azotea o el patio, lo mejor es almacenarla bajo techo y colocarle una funda que le ayude a aislarse de la humedad. Si estuvo en trocha, barro o bajo lluvia, limpie y seque la bicicleta antes de guardarla.
  • Siga los procedimientos de seguridad, los mismos que no toman más de cinco minutos y pueden desde reducir accidentes hasta salvar vidas. “El conductor debe asegurarse que la presión de las llantas se encuentre en el nivel recomendado. También es importante revisar que los frenos estén cortos y que todos los pernos estén debidamente asegurados”, precisó el especialista de Monark.

TE PUEDE INTERESAR: