Los valores morales son códigos necesarios para tener una buena convivencia colectiva. Por eso, incúlcalos.
Los valores morales son códigos necesarios para tener una buena convivencia colectiva. Por eso, incúlcalos.

En el marco de laen nuestro país, se hizo público que algunos encargados no cumplían con inyectar la dosis correspondiente a los adultos mayores. ¿Qué pasó por la mente de este personal asistencial? ¿Dónde quedaron sus valores?

MÁS INFORMACIÓN: ¿Qué hacer si mi hijo me dice: ‘No me importa’ y ‘me da igual’?

“Los valores morales son códigos necesarios para tener una buena convivencia colectiva. Sin embargo, el miedo e incertidumbre de ha provocado que algunas personas los dejen de lado a fin de conseguir algún tipo de beneficio. Por ejemplo, estas personas que no inyectaron las vacunas se olvidaron de la empatía, el respeto, la solidaridad y el compromiso”, indicó el psicólogo y psicoterapeuta Walter Hinojosa.

En donde se cultivan los valores y los principios, difícilmente los hijos incurrirán en faltas que afecten a la sociedad. “Los valores permiten a cualquier persona conocerse mejor así misma, vivir con integridad, tomar decisiones adecuadas y mejorar sus relaciones con los demás”, añadió el especialista.

MIRA: ¿Cómo dañan a los niños las falsas promesas de sus padres?

Qué hacer

La clave para educar con valores es sembrar en nuestros hijos, desde muy chicos, competencias que les permitan desarrollarse en armonía personal y socialmente.

Explícale qué significa cada valor. No puedes decirle: ‘eres muy empático’, si él no tiene claro el concepto de empatía (ponerse en el lugar del otro). Es tu labor guiarlo.

La mejor herencia que puedes dejarle a es la educación en valores, pues estos definirán la ética del obrar correcto.

VIDEO RECOMENDADO:


TAMBIÉN PUEDES LEER ESTO:

Señales de que tu hijo está pidiendo amor y cariño

Las rabietas y aislamientos son síntomas que no debes pasar por alto.

Pregúntale cómo está y escucha su respuesta. No basta con estar presente físicamente, mentalmente también debes estar ahí.
Pregúntale cómo está y escucha su respuesta. No basta con estar presente físicamente, mentalmente también debes estar ahí.

¿Tu pequeño es agresivo, tira las cosas, no quiere hacer caso, se aísla, no quiere comunicarse contigo ni con los demás y está desmotivado? Estos son claras señales de que tu niño está tratando de llamar tu atención, aunque no te hayas dado cuenta está pidiendo a gritos que le des AMOR y CARIÑO, no hagas como si no entendieras lo que está sucediendo.

Si tu hijo tiene los comportamientos descritos al inicio de la nota, es momento de actuar. El psicólogo clínico Walter Dávila, director de la Escuela de Desarrollo Personal Supérate, te guía en ese camino:

- Escúchalo con atención. Pregúntale cómo está y escucha su respuesta. No basta con estar presente físicamente, mentalmente también debes estar ahí. De nada vale que tu retoño hable y tú estés pensando en qué cocinarás mañana, qué te falta comprar o si te habrán respondido el mensaje en las redes sociales. Pese a su corta edad, él detecta tu falta de interés.

- Organiza actividades familiares. Esto implica . Eso quiere decir que las actividades que organices ambos deben participar. Por ejemplo, pueden sacar un juego de mesa o hacer un karaoke. La idea es que compartan experiencias. Es preferible que pongan el celular en silenciador, así no te distraes a cada rato.

- Da manifestaciones de cariño. Puede ser un abrazo, un beso, una sonrisa, una palmadita en el hombro, una caricia en el cabello o en la mejilla, o una bonita palabra (te quiero, eres lo más preciado en mi vida, mi tesorito). Tienes para elegir la que más se acomode a tu personalidad.

Consecuencias

Si no le das amor a tu pequeño, este se convertirá en un adolescente, e incluso un adulto, apático, insensible, incomprendido, pesimista, huraño y, en casos extremos, un psicópata.

No te justifiques

Hay  que dicen que son fríos con sus hijos porque a ellos nadie les dio amor durante su infancia. Eso no tiene nada que ver, esto no se trata de ‘ojo por ojo, diente por diente’. Si sientes que te es difícil dar cariño, busca ayuda profesional y saca flote tu fuerza de voluntad.