Es conocido también como 'el santo de la escoba'.
Es conocido también como 'el santo de la escoba'.

Fray Martín de Porres tuvo especial predilección por los pericotes, incómodos huéspedes que nos vinieron casi junto con la conquista, pues hasta el año de 1552 no fueron esos animalejos conocidos en el Perú. Llegaron de España en uno de los buques con cargamento de bacalao (...). Nuestros indios los llamaban hucuchas, esto es, salidos del mar.

Cuando ya nuestro lego se desempeñaba en el convento como enfermero, los ratones campeaban, como moros sin señor. Los gatos andaban escasos en la ciudad (...). Aburridos los frailes con la invasión de roedores, inventaron trampas para cazarlos, lo que rarísima vez lograban. Fray Martín puso también en la enfermería una ratonera, y un ratonzuelo bisoño se dejó atrapar en ella. Martín lo liberó y colocándolo en la palma de la mano le dijo: “Váyase, hermanito, y diga a sus compañeros que no sean molestos ni nocivos en las celdas; que se vayan a vivir en la huerta, y que yo cuidaré de llevarles alimento cada día”.

Desde ese momento la ratonil muchitanga abandonó los claustros y se trasladó a la huerta. Fray Martín mantenía en su celda un perro y un gato, y ambos animales vivían en fraternal concordia. Tanto que comían juntos en el mismo plato. Los miraba una tarde comer en sana paz, cuando de pronto el perro gruñó y el gato se encrespó. Era un ratón que salió de su agujero atraído por el olorcillo de la vianda. Fray Martín les dijo:

-Cálmense, criaturas del Señor.

Se acercó al agujero del muro y dijo:

-Salga sin cuidado, hermano pericote. Parece que tiene hambre; vaya que no le harán daño.

Y dirigiéndose a los otros dos animales añadió:

-Vaya, hijos, denle siempre un lugarcito al convidado, que Dios da para los tres.

Y el ratón, sin hacerse de rogar, aceptó el convite, y desde ese día comió en amor y compañía con perro y gato.


DATOS

El santo nació en Lima el 9 de diciembre de 1579 y murió el 3 de noviembre de 1639.