Hay casos en los que estos callos se pueden ulcerar e infectar. Ten mucho cuidado con eso.
Hay casos en los que estos callos se pueden ulcerar e infectar. Ten mucho cuidado con eso.

Las durezas y no son propias solo de los humanos, pues nuestros compañeros de cuatro patas también pueden sufrirlas y experimentar molestias al estar echados en suelos duros.

LEE: Descubre por qué es malo que le grites a tu perro

“Los callos aparecen, generalmente, en los. Su piel pierde elasticidad y no tiene gran capacidad regenerativa como la de un perro joven. Aparecen en zonas de apoyo, como los codos, y algunas veces en caderas y nalgas”, indica la médico veterinario Paula Rodríguez.

Estas callosidades son áreas de piel dura, grisáceas y sin pelo que se forman como adaptación ante este rozamiento repetido contra el suelo. Pero se pueden sanar con algunos consejos que Rodríguez detalla a continuación:

+ Adapta una cama blandita a tu perro, que lo aísle de la dureza del piso.

+ Si tiene más de un lugar para descansar, coloca en ellos superficies blandas.

+ Aplica con frecuencia una crema hidratante en la piel de tu animalito para disminuir la sequedad y dureza de la zona.

MIRA: Mi perro prefiere dormir en el piso que en su cama

PREVENCIÓN

Rodríguez explica que la clave está en prevenir estas dolencias y para ello es importante otorgarle a nuestros engreídos lugares blandos de descanso.

“Cuando veas que los callos empiezan a aparecer lleva a tu perrito al veterinario para que le dé tratamiento y no permitir que avancen”, aconseja.

¿Por qué mi perro se lleva mal con otros perros?

Te ha pasado que sales a pasear con tu y este se vuelve agresivo, ladra y se muestra ansioso con los otros perros que encuentra en la calle. El veterinario Andrés Díaz aclaró que este comportamiento es el resultado de no haberlo dejado sociabilizar desde que era pequeño, pero afortunadamente este comportamiento se puede modificar con paciencia.

“Esta actitud no es normal. Para cambiarla es indispensable que los perros sientan estabilidad en su entorno y eso lo conseguimos únicamente con la sociabilización y buscando el equilibrio emocional del animalito”, señaló. Estas reacciones son producto de nuestra crianza sobreprotectora. Indicó que hay dueños que no permiten que otros perros huelan y se acerquen a su engreído. Lo jalan e incluso lo cargan.

“Esto el animalito lo interpreta como una situación de peligro ante la cual debe defenderse”, sostuvo Díaz, quien nos dejó estos consejos:

+ Al llegar al parque, permite que vea a otros perros, pero de lejos.

+ Cuando notes que se pone en alerta, siéntate a su lado y dile: ‘tranquilo, calma. Todo está bien’.

+ Al quedarse en silencio y mostrarse calmado, es momento de presentarle a otros perros, pero a una distancia prudencial para que puedan olerse sin atacarse.

+ De preferencia, cuando presentes a otro can debe ser del sexo opuesto.

+ Realiza esta actividad pacientemente, sin jalarle de la cadena y en una semana lograrás un perro sociable.