Refuerza vínculos afectivos entre padres e hijos con disciplina positiva
Refuerza vínculos afectivos entre padres e hijos con disciplina positiva

La pandemia y el confinamiento provocaron que haya un aumento en los niveles de estrés en muchas personas en cuanto a la . Ante ello, hay personas que aún mantienen rezagos de este daño y por ello a continuación te explicamos cómo reforzar el vínculo afectivo con tus hijos aplicando la disciplina positiva, la cual busca educar a los niños basada en el amor, respeto y comunicación.

TE PUEDE INTERESAR

La psicóloga Paola Albujar, especialista en neuropsicología del Hospital Nacional Alberto Sabogal de EsSalud, manifestó que es importante disciplinar a los niños sin maltrato, sin gritos pero con firmeza y amor favoreciendo el desarrollo emocional de los menores.

Así, ella recomendó aplicar el método de la disciplina positiva, la cual fue desarrollada en los años 80 por la doctora Jane Nelsen junto a otros profesionales como Lynn Lot y Cheryl Erwin, el cual consiste en un enfoque educativo basado en la comunicación, la comprensión y la empatía, que promueve el equilibrio entre la amabilidad y la firmeza.

¿Cuáles son los principios de la disciplina positiav?

1. La conexión emocional: Establecer una comunicación horizontal, escuchar y comprender las emociones del niño sin juzgar ni cuestionar. Ayudarlos a reflexionar sobre su conducta, de manera que tomen conciencia de sus acciones y asuman responsabilidades.

2. Ser respetuosos y alentadores: Ser comprensivos con los sentimientos de la otra persona y firmes al saber poner límites y tomar acuerdos. Hacerles entender como ser libres y responsables en lo que realicen sin necesidad de que haya un adulto que les diga lo que tengan que hacer.

3. Entender el comportamiento: Ver que hay detrás de la conducta del niño. Puede estar frustrado, muy serio, que no manifieste sus sentimientos. Prestar atención ayudará a encontrar soluciones.

4. Habilidades sociales: Observar cómo se desenvuelven en el hogar y fuera de casa. Es importante que sepan organizarse, tomar decisiones siempre guiados de un adulto que les enseñe una disciplina positiva. Prestar atención cuando el niño hace algo bien y felicitarlo, eso lo animará a portarse mejor y que sea menos necesaria la disciplina.

5. Pulir sus talentos y capacidades: Cada niño tiene diferentes talentos y capacidades. Hay que conocerlos para pulirlos y potenciarlos en el futuro.