El gruñido no siempre significa una conducta agresiva del animal, también puede ser para llamar la atención o alertar. (Foto: Robert Wegner / Pixabay)
El gruñido no siempre significa una conducta agresiva del animal, también puede ser para llamar la atención o alertar. (Foto: Robert Wegner / Pixabay)

El juego es un gran momento para fortalecer el vínculo entre y su dueño; sin embargo, hay ocasiones donde la alegría queda de lado y el tiende a gruñir, situación que genera desconcierto en el humano y las interrogantes se vuelcan inmediatamente. ¿Qué le incomoda? ¿Me quiere morder? ¿Me alejo o le llamo la atención? Las causas de su actitud son diversas y aquí te explicaremos algunas de ellas.

MÁS INFORMACIÓN | Qué significa que un perro mire a su dueño mientras duerme

Un animal se pone a gruñir por muchos motivos. Puede estar enfadado, sentir dolor o por que no quiere seguir realizando determina actividad. Al emitir ese sonido encuentra la mejor manera de expresar su malestar.

Si el perro lo hace mientras se está jugando y pese a que se le está acariciando, lo más probable es que sea una forma de comunicarse y cada tipo tiene una explicación:

1. Gruñido de advertencia

Si a tu perro no le gusta lo que están haciendo en ese momento, entonces te avisará para terminar cuanto antes. Si ignoras esto y continúas jugando, tocándolo o causándole incomodidad, puede morder.

2. Gruñido de dolor

Hay juegos permiten al humano detectar dolencias en la mascota. Si al tocar alguna zona de su cuerpo como patas, cadera o espalda, el perro gruñe, seguro es porque siente dolor y es mejor acudir a un veterinario.

3. Gruñido en el juego

Si está jugando con otros perros y empieza a gruñir hay que estar alertas porque puede significar el inicio de una pelea entre canes.

Cómo ayudarlo

Es importante saber en qué contexto tu perro está gruñendo. Desde unCOMO brindan los siguientes consejos:

  • Cuando tu perro gruña mientras juegue con otros perros, contigo u otras personas y sea una situación totalmente controlada, no debes preocuparte. Dale libertad para seguir jugando y no intervengas, ya que es su manera de relacionarse y comunicarse.
  • En los casos que gruña para advertir de una situación que le desagrada o le molesta, notarás que no solo gruñe, sino que también tiene posturas tensas. Lo mejor es apartarlo del resto de perros, dejarlo descansar o que haga otra actividad.
  • Cuando esté jugando con otros perros y escuches un gruñido de advertencia, debes intervenir para separarlos y evitar que se produzca una agresión. Llévate al tuyo del lugar y distráelo con otra cosa.
  • Si tu perro tiene muchos gruñidos como señal de advertencia contra otros perros o hacia ti, es mejor visitar a un educador canino o un etólogo para solucionar la situación.